Noticias del español

| | | |

| Pablo de Jesús (AFP,  Miércoles, 19 de octubre del 2011)

Hablando español mexicano en los Panamericanos de Guadalajara-2011

Casi 400 millones de personas en el mundo hablan español, según datos de la UNESCO, y un poco más de la mitad de éstas viven en México, donde el idioma de Cervantes se ha enchilado a tal extremo que muchos visitantes se quedan en el aire cuando hablan con un ilustre descendiente de los antiguos aztecas.

No son pocos los que en los Juegos Panamericanos que se desarollan en Guadalajara han quedado medio locos frente al español-mexicano que habla el común de los mortales en esta ciudad.

«Tío, ¿podría usted llevarnos al Complejo Acuático de natación?», le preguntó un periodista de un medio de España a un taxista que, dormido ante el timón, esperaba por una carrera frente a su hotel.

«¡Ándele patrón!. ¿Qué pedo? Acá no más estaba jeteando un rato porque anoche la jefa me estuvo enchilando», replicó el conductor, poniendo en marcha el motor.

Un poco azorado, el de la prensa aborda el submarino amarillo que navegaría raudo hasta el lugar de destino, mientras por el camino desenreda la fílipica del taxista.

«Enseguida señor. ¿Cómo está? Acá estaba durmiendo un poco porque anoche mi señora me estuvo molestando», sería una traducción acertada.

Nada mejor que un taxista, de cualquier país, para conocer las costumbres y los modismos del lugar. Son academias rodantes de la vida, dando volantazos al destino para mejorar su suerte.

También le costaría al desprevenido turista de habla hispana entender una conversación entre dos cuates mexicanos.

– «¿Qué onda wey? ¿Te mochas conmigo o no?»

– «No moles carnal. Los huaraches están bien chaquetos»

Traducido al español, un comerciante le pregunta al cliente si va a comprar o no unos zapatos, a lo que el segundo responde: «No molestes socio. Los zapatos están mal hechos».

El desquicie completo para cualquier hijo de la madre patria sería este verso de la canción Chilanga Banda, del conocido grupo mexicano Café Tacuba, una ácida crítica a los políticos mexicanos.

«Ya chole chango chilango/que chafa chamba te chutas/no checa andar de tacoche/y chale con la charola».

Un académico mexicano transcribió el párrafo de la siguiente forma: «Ya basta simio mexicano/que mal trabajo haces/no hace juego andar de traje y corbata/restregar la credencial (o la placa policial)».

Por suerte, la mayoría de los 104 millones de mexicanos que hablan el español no lo maltratan a madrazos (golpes), y en señal de buena voluntad lo más probable es que le inviten a una taquiza de guajolote (tacos de pavo) con chelas (cervezas) y música bien ‘chido’ (buena).

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: