Noticias del español

| |

| Magí Camps
La Vanguardia, Barcelona (España)
Lunes, 1 de junio del 2009

GOLPE A GOLPE, VERSUS A VERSUS

La preposición versus, con todo su aspecto clásico, es más una palabra inglesa que latina.


Algunas personas se sorprenden ante la afirmación de que versus es un anglicismo. Es latín, argumentan. Y llevan razón… a medias. En efecto, el vocablo latino versus es una preposición y significa hacia.

La web de la Real Academia Española ofrece un banco de datos con textos de referencia, constituido por dos fondos: el Corpus de Referencia del Español Actual (Crea) y el Corpus Diacrónico del Español (Corde). El Crea contiene textos desde 1975 hasta el 2004, mientras que el Corde incluye textos de todos los periodos anteriores (RAE.es).

Del Corde, reproduzco un fragmento, en un latín medieval de fácil comprensión, tomado de una carta de donación fechada en Salamanca el 3 de febrero de 1214: «illo qui descendit de ecclesia Sancte Marie versus ecclesiam Sancti Cipriani», es decir, aquel que bajaba de la iglesia de Santa María hacia la iglesia de San Cipriano.

Tal preposición no llegó con esa forma al castellano, pero sí al catalán, vers, con el mismo significado: «Avançant alguns passos vers el turó» (caminando algunos pasos hacia la colina), ejemplifica el diccionario del IEC. En inglés, en cambio, se tomó la forma latina tal cual pero se le cambió el significado. Según explica el Diccionario panhispánico de dudas, ello sucedió ya en el siglo XV en el lenguaje jurídico.

Este uso, generalizado en inglés, es conocido por los hispanohablantes en su uso deportivo, con fórmulas como la pugilística «Cassius Clay versus George Foreman» (muchas veces abreviado vs),y de un modo más generalizado en cualquier tipo de rivalidad: política, ideológica, económica…

Más propio habría sido tomar el adverbio latino adversus, que este, sí, significa 'en contra', derivado del verbo vertere. Así me lo hizo notar Lluís Permanyer, nuestro cronista barcelonés.

Es ese versus que se emplea en inglés como marca de enfrentamiento, deportivo o de cualquier otra índole, el que intenta arraigar en castellano. Pero como tiene el sentido contrario del original latino, si caemos de nuevo en el anglocentrismo y, en lugar de contra o frente a, adoptamos versus —del que no tenemos ninguna necesidad—, estaremos empleando un anglicismo, pues fue en inglés donde a su significado se le dio la vuelta como a un calcetín.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: