Noticias del español

| | | |

| Manuel Corrales
hoy.com.ec, Ecuador
Miércoles, 17 de febrero del 2010

GAZAPOS Y TROPEZONES: DE TUTORES Y TUTORÍAS

La palabra TUTOR existe en nuestra lengua desde tiempos antiguos.


Don Sebastián de Covarrubias ya la registra en su famoso Tesoro de la lengua castellana o española (1611). Y nos da de ella una definición en lengua latina, que no voy a transcribir aquí. El Diccionario académico, por su parte, nos dice que TUTOR es: (1) 'persona que ejerce la tutela', (2) 'persona encargada de orientar a los alumnos de un curso o asignatura', (3) 'Defensor, protector o director en cualquier línea', (5) 'profesor privado que se encargaba de la educación general de los hijos de una familia'.

Nos presenta el DRAE una sexta acepción que no es en este caso importante para nuestro propósito.

La acepción que aquí nos interesa es la segunda: 'persona encargada de orientar a los alumnos de un curso o asignatura'. Por supuesto, que esta función tan importante, abarca todos los niveles de un sistema educativo: el infante, el niño y el joven necesitan y agradecen una buena orientación en lo que atañe a su educación entendida como formación integral de la persona.

A la familia léxica de la palabra TUTOR pertenecen tutela, tutelaje, tutelar (como verbo que significa 'ejercer la tutela', y como adjetivo que califica a la persona que 'guía, ampara o defiende', y que también se usa como nombre), tutorar y tutoría.

Del verbo tutorar son el gerundio tutorando y el participio tutorado, como acertadamente anota mi buen amigo y colega Juan Manuel Rodríguez en su excelente y necesario Diccionario de conjugación de los verbos castellanos. Bien sabemos que los participios de los verbos también funcionan como adjetivos. De manera que el participio tutorado se lo puede usar como adjetivo en frases como prácticas tutoradas, ejercicios tutorados, etc.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: