Noticias del español

| | |

| Manuel Corrales
Hoy, Ecuador
Miércoles, 19 de agosto del 2009

GAZAPOS Y TROPEZONES: ABARROTES

Unos amigos emigrantes me contaban su perplejidad: en España, a las tiendas que aquí llamamos «de abarrotes», allá las denominan «de ultramarinos». Añado que, en Colombia y también en México y Panamá, a esas mismas tiendas o almacenes las llaman «misceláneos».


Vamos por partes: ¿Por qué en España se les llama «ultramarinos»? Parece ser que, en otros tiempos, tales tiendas vendían productos llevados a España desde tierras ultramarinas, sobre todo de América y el Asia. Se trataba de productos muy apetecidos por su rareza o exotismo, o también por sus extraños y ricos sabores.

El Diccionario de la Academia recopila todo esto y nos dice que ultramarino es un adjetivo que se usa como sustantivo y en plural en España, y «se dice de los géneros o comestibles traídos de la otra parte del mar, y más particularmente de América y el Asia, y en general de los comestibles que se pueden conservar sin que se alteren fácilmente».

Hoy día, en España, una tienda de ultramarinos es la tienda de la esquina o la pequeña tienda cercana a nuestro domicilio, en la que encontramos lo necesario para el desayuno, el almuerzo o la cena, o también otros muchos productos de uso doméstico.

¿Y los abarrotes? Acudamos al Diccionario de ecuatorianismos de Don Carlos Joaquín Córdova: «Nuestros abastos son comestibles secos y otros: arroz, azúcar, rapadura, granos de toda clase, harinas, sal, especias, enlatados, colas. Y, de otro lado, hay jabones, detergentes, insecticidas y el gran montón de cosas menudas pero necesarias en la vida doméstica».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: