Noticias del español

| | | | |

| Agencia Efe

Gabilondo: la lengua no es propiedad de los estados, sino de los pueblos

El ministro español de Educación, Ángel Gabilondo, ha afirmado, al inaugurar en Alcázar de San Juan la reunión anual de directores del Instituto Cervantes, que «la lengua no es propiedad ni de los gobiernos ni de los estados, sino de los pueblos y de los ciudadanos».

En alusión al carácter internacional del encuentro, el ministro ha recordado que el español como lengua tampoco es propiedad de los españoles y que España no es el país donde más se habla español, sino que es México, seguido de los Estados Unidos y, en tercer lugar, de España.

Ello —ha afirmado Gabilondo— «nos hace ver que vamos ganando, aunque parezca que vamos perdiendo».

Por eso, uno de los objetivos principales de estas reuniones es la internacionalización de la labor que lleva a cabo en todo el mundo el Instituto Cervantes, del que desde ayer y hasta el próximo jueves, se reúnen en la localidad manchega los 75 responsables de todos los centros que la institución tiene repartidos por los cinco continentes.

A este respecto, el ministro de Educación ha destacado que «educar es sobre todo la palabra y, sobre todo también, es enseñar a hablar y a escribir», algo tan vinculado a conceptos como desarrollo, innovación y empleo, «que han sido siempre un poco los objetivos de todos los jefes de estado y de gobierno».

Sobre la importancia de la lengua en la vida de las naciones y los pueblos, Gabilondo ha señalado que se va entendiendo «la relación de la palabra con la verdadera consideración de la economía, una economía —ha dicho— no solo como interés tecnocrático, sino como una ciencia social y humana».

Por eso, «hoy por hoy, la economía de la educación es también la economía de la palabra y, por tanto, hay que tener cuidado de no dar más palabras de las que uno debe».

De la coordinación entre los ministerios de Educación, Asuntos Exteriores y Cultura con el Instituto Cervantes, ha dicho: «todos estamos trabajando para que nos conozcan como somos, no para que se crean que somos más de lo que somos, por eso me encanta que nos reunamos para conocernos».

A Gabilondo le ha gustado mucho que alguien le haya llamado algo tan hermoso como «cervantino disperso», y ha ampliado el término a los congresistas al denominarles también «cervantinos dispersos por el mundo». «Prefiero ser cervantino disperso, a ser un cartesiano concentrado», ha asegurado.

«Nosotros trabajamos entre todos para hacer visible esta imagen exterior de España», ha señalado el ministro, quien ha recordado que existe una acción educativa exterior con 73.000 estudiantes pertenecientes a lo que podría llamarse «la comunidad autonómica del Ministerio de Educación».

En ese sentido, ha animado a todos los directores del Instituto Cervantes a que trabajen muy cerca de esos miles de estudiantes y profesores.

Gabilondo se ha referido a la estrecha labor entre Gobierno e Instituto Cervantes y ha insistido en que hay que comprender que «solo juntos» se tiene mejor porvenir.

«Por eso trabajamos en un acuerdo marco y nos prestamos apoyo mutuo, compartiendo y conviviendo la coordinación de las actividades por las que se ha apostado entre el Ministerio y el Instituto para trabajar conjuntamente», ha añadido el titular de Educación.

El ministro ha estado acompañado por la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, quien ha dicho que era una suerte reunirse en una tierra que lleva cuatro siglos «unida a nuestra lengua y cultura, hasta el punto de que la identifica».

«La Mancha, Quijote y Cervantes son tres nombres que constituyen siempre la mejor metáfora de lo que somos», ha asegurado Caffarel.

En esta reunión de directores del Instituto Cervantes, que durará hasta el jueves, se analizará la labor que desarrolla la institución, que está adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores, y se establecerán las líneas estratégicas de actuación para el próximo curso académico.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: