Noticias del español

| |

| Alexis Márquez Rodríguez
Analítica (Venezuela)
Jueves, 13 de abril del 2006

FRASE Y ORACIÓN (I)

Frase y oración son vocablos de uso frecuente, sobre todo cuando se trata sobre el lenguaje. Son caballito de batalla de los maestros y profesores a quienes toca enseñar las nociones del idioma. Sin embargo, muchas personas, aunque hayan pasado por las aulas, no tienen claro qué son frases y oraciones.


Según el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española (Real Academia; 1973) la oración es «… la unidad más pequeña de sentido completo en sí misma en que se divide el habla real». Lo de «más pequeña» no se refiere al tamaño de la oración, como luego veremos.

El lenguaje que usamos cada día, oral o escrito, contiene diversas unidades expresivas: la oración, la sílaba, la palabra, la frase, el párrafo, etc. De todas ellas, la oración es la que tiene sentido completo en sí misma, es decir, posee un significado propio, que se percibe sin necesidad de algo más que complete o precise dicho significado.

El empleo del lenguaje responde a la intención del hablante, que se manifiesta en cuatro formas: 1) enunciación (afirmativa o negativa): «Hace calor»; «El doctor no ha llegado»; 2) interrogación: «¿Qué hora es?»; 3) deseo, recomendación: «Ojalá llueva»; «Hay que salir de aquí»; 4) orden o mandato: «¡Salga de ahí!»; «Duérmase, hijo». O sea, cada vez que empleamos el lenguaje expresamos una enunciación afirmativa o negativa; una pregunta; un deseo o recomendación o una orden o mandato. Una oración tiene sentido propio en sí misma y cada una de ellas contiene una sola de estas expresiones.

Las oraciones casi nunca se dan aisladas, lo común es que al hablar o escribir construyamos unidades mayores formadas por varias oraciones, y entre estas puede haber uno o varios de los tipos indicados.

Lo de más pequeña unidad expresiva que define a la oración no alude a su extensión, sino al propósito de diferenciarla de otras unidades del habla, como el párrafo, y sobre todo a su carácter de unidad con sentido completo en sí misma. Un párrafo tiene sentido completo, dado por la vertebración de las varias oraciones y frases que lo forman, que en conjunto dan el sentido completo de lo que en él se quiere decir. En cambio, la oración tiene sentido completo en sí misma, y el lector u oyente comprende, con la sola oración, qué es lo que con esta se enuncia, se interroga, se desea o recomienda o se ordena o manda.

Por su extensión las oraciones pueden ser cortas o largas. Oraciones cortas: «Salió»; «¿Tú crees?»; «No ha llegado»; «¡Habla!»; «¡Duérmete!». Oraciones largas: «Un bongo remonta el Arauca bordeando las barrancas de la margen derecha» (12 palabras) (R. Gallegos: Doña Bárbara). «Detrás de él, en acongojado diapasón, volvía el Albacea a su recuento de responsos, crucero, ofrenda, vestuario, blandones, bayetas y flores, obituario y réquiem…» (24 palabras) (A. Carpentier: El siglo de las luces).

Cada oración tiene un verbo en conjugación. El verbo es el núcleo de la oración; si hay más de un verbo en conjugación, hay más de una oración. Los verbos en conjugación se conocen porque adoptan diversas formas, según el modo, la persona, el número y el tiempo en que se emplean. Es lo que se conoce como conjugación. El verbo en conjugación (o en flexión) se distingue de los llamados derivados verbales (infinitivo, gerundio y participio) en que estos no pueden conjugarse, y se emplean sin que cambien según el modo, el tiempo, el número y la persona a que se refieren. Por eso hay una oración cuando hay un verbo en conjugación, aunque haya uno o más derivados verbales: «La casa estaba ardiendo por todas partes». Aquí hay una oración, cuyo núcleo es el verbo estaba, y el gerundio ardiendo no se cuenta como verbo, por lo que hay una sola oración. Si digo «El señor salió temprano, y no creo que vaya a volver antes de que le den lo ofrecido» hay cuatro oraciones, una por cada verbo: salió, creo, vaya, den; el infinitivo volver y el participio prometido, aunque son derivados verbales no valen como verbos, porque son formas no conjugables.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: