Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia Efe

Fernández-Ordóñez, cuarta mujer en la Real Academia Española de la lengua

Ana María Matute, Carmen Iglesias y Margarita Salas no serán ya las únicas académicas de la Lengua en España. Ayer tarde se les unió la filóloga Inés Fernández-Ordóñez, quien resultó elegida en la tercera ronda de votaciones.

«Es una buenísima noticia», aseguró el secretario de la Academia, José Manuel Blecua, al dar a conocer el apoyo que había obtenido la candidatura de Fernández-Ordóñez, catedrática de Lengua de la Universidad Autónoma de Madrid, que era la única que se había presentado para cubrir la vacante del poeta Ángel González.

Con su elección «la Academia abre una puerta hacia la modernidad, porque ella pertenece a ese grupo de filólogos que además de conocer las técnicas tradicionales del estudio del lenguaje tiene una formación vanguardista en el campo de la lingüística», dijo José Antonio Pascual, quien junto a Margarita Salas y Álvaro Pombo, había apoyado también esta candidatura.

«Es una buena adquisición para la Academia», afirmó la científica Margarita Salas, para dejar claro que Fernández-Ordóñez no había sido propuesta como académica por ser mujer, sino porque la RAE «busca la excelencia».

Salas destacó además que se ha elegido a la nueva académica «por su sabiduría» y porque va a poder contribuir a los trabajos que desarrolla esta institución. «Aquí no venimos a divertirnos», aseguró.

En cuanto a la posible incorporación de nuevas mujeres a la Academia en un futuro, Salas vaticinó que se va «a ganar terreno» y que «de aquí a quince años la mujer ocupará el puesto que le corresponde en la sociedad». «También en la Academia»,añadió.

Para Pascual, vicedirector de la RAE, la cuestión no consiste en «mirar por encima de la tapia para ver si hay alguna mujer. «Tenemos que acostumbrarnos a mirar a las mujeres, a darnos cuenta de que están ahí, en puestos de excelencia». «Las cosas van despacio», señaló.

A la sesión de hoy asistieron treinta académicos y cuatro votaron por correo. La ausencia de Ana María Matute fue comentada por los periodistas, dado que las mujeres no abundan en la Academia, pero, como dijo Margarita Salas, la escritora catalana no suele asistir a las sesiones académicas «por motivos de salud».

Emocionada y muy contenta, Fernández-Ordóñez considera que su incorporación a la Academia «es una noticia magnífica para todas las mujeres», decía en su entrevista con Efe).

«Realmente es un progreso innegable, porque lo cierto es que la Academia no está ahora mismo acorde con lo que es la sociedad», afirmaba Fernández-Ordóñez, quien ayer cumplió 47 años. Por tanto su elección se convierte en el mejor regalo que podía recibir.

Nunca pensó que, a su edad, podría convertirse en académica de la Lengua, porque «lo habitual es que se premie toda una trayectoria vital», y asegura que «hay muchas mujeres que merecen esa distinción».

Discípula de Diego Catalán Menéndez Pidal, Inés Fernández-Ordóñez ha recorrido gran parte de España para formar, «en colaboración con sucesivas generaciones de alumnos», el Corpus Oral y Sonoro del Español Rural (COSER), desde 1990 hasta ahora.

La nueva académica es especialista en la dialectología, actual e histórica, del español, y se interesa sobre todo por la variación gramatical.

Desde su tesis doctoral, se ha dedicado también a la edición crítica de textos medievales y al estudio de los textos históricos y cronísticos de la Edad Media, sobre todo los producidos bajo el patronazgo de Alfonso X el Sabio: la Estoria de España y la General Estoria, ambas escritas en torno a 1270-84.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: