Noticias del español

| |

| Fabio Guzmán
Academia Dominicana de la lengua

FALSOS AMIGOS

En lingüística se le llama familiarmente «falso amigo» al vocablo extranjero que se asemeja a una palabra del idioma del hablante, pero que tiene un significado distinto. Así, por ejemplo, son falsos amigos el vocablo inglés «complimentary» y la palabra española «complementario», puesto que «complimentary», traducido al español, significa «gratuito» o «de cortesía», mientras que «complementario» en buen castellano nada tiene que ver con la liberalidad de un acto o conducta, sino que se refiere a la calidad de una cosa para completar o perfeccionar algo. Por eso, los recepcionistas de hoteles dominicanos que he oído utilizar en español la palabra «complementario» como sinónimo de «gratuito» o «de cortesía» cometen una incorrección léxica.


Los falsos amigos pueden resultar del emparejamiento de palabras españolas con vocablos de otros idiomas además del inglés. Hay falsos amigos franco-españoles («subir-subir»: en francés «subir» significa «sufrir1K); italo-españoles («aceto-aceite1K: en italiano «aceto» significa «vinagre»); portugués-españoles («largo-largo»: en portugués «largo» significa «ancho»); y según me cuentan, hasta checo-españoles («ano-ano»: en checo «ano» significa «sí»).

No cabe duda, sin embargo, que los falsos amigos que abundan y causan problemas semánticos en la República Dominicana son en su mayoría anglo-españoles, como consecuencia de la influencia avasalladora que tiene la cultura norteamericana sobre la nuestra, así como de la mezcolanza de los idiomas inglés y español que se produce espontáneamente en la colonia dominicana en los Estados Unidos.

El foro dominicano no escapa a esta realidad. El español de la generalidad de nuestra clase refleja una avanzada infestación de anglicismos, tanto en las palabras (anglicismos semánticos) como en la estructura misma del idioma (anglicismos sintácticos), con mayor incidencia entre la juventud bilingüe. (En el español de los viejos subsisten los galicismos seculares del argot jurídico nacional: «por ante», «a unanimidad», etc. ). A continuación encontrarán una lista representativa de falsos amigos con los que me he tropezado al revisar los artículos enviados a Gaceta Judicial para publicación.

Para leer el artículo completo: véase enlace

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: