Noticias del español

| |

| Karen Werling
lasemana.eu, Dos Hermanas (Sevilla, España)
Martes, 30 de diciembre del 2008

ESPAÑOL DE ESPAÑA

En EE. UU., sobre todo en una ciudad tan grande como Chicago, tenemos muchas influencias de otros países. La más pronunciada ahora es la influencia de la cultura latinoamericana, y especialmente mexicana. Llegué a pensar que este hecho me ayudaría en mi transición a la vida en España, pero estaba equivocada.


En realidad, antes de venir a España, si alguien me decía «piensa en algo español», las primeras ideas que saltaban a mi mente eran sobre cosas de México, no de España. Pensaba que puesto que España había tenido una influencia tan grande en la cultura latinoamericana las dos culturas serían muy similares.

Pero es obvio que este no es el caso, ¡incluso en aspectos que parecen tan similares como el idioma! En mis primeros días aquí, oí por primera vez el uso conversacional de la forma pronominal «vosotros». Esta forma siempre la habíamos encontrado en nuestros planes de formación cuando estábamos aprendiendo formas verbales en mis clases de español, pero los profesores siempre nos decían que no necesitábamos aprenderla.

«Nunca van a usarla», nos dijeron. Es suficiente con el uso de «ustedes», como hacen siempre las personas latinoamericanas. «Deben olvidarla».

Así, cuando llegué aquí, me encontré diciendo cosas que sonaban muy raras para mis interlocutores españoles. Siempre decía «ustedes» en vez de «vosotros». Pronunciaba todas las Z, C y S de la misma manera, como el sonido de la letra S, o sea, que seseaba. Incluso cosas pequeñitas, como decir «jugo» en vez de «zumo» y «apartamento» en vez de «piso». Hasta el punto de que en dos ocasiones ¡me llegaron a preguntar si yo era de Venezuela!

«No, no soy de Venezuela», les dije riendo. «¡Sólo es que no sé como hablar el castellano como una española!»

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: