Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia Efe

Escritores, políticos y amigos arropan a Soledad Puértolas en su ingreso en la RAE

La novelista Soledad Puértolas ingresó en la Real Academia Española arropada por los «aliados» del Quijote a los que dedicó su discurso, pero también por los suyos propios: escritores, políticos, familiares y amigos la acompañaron el día de su incorporación oficial a la RAE.

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias; los ex ministros Javier Solana, César Antonio Molina y Carmen Alborch; la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina; la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, y Amparo Rubiales, miembro del Consejo de Estado, escucharon atentamente a Puértolas disertar sobre el Quijote y sobre literatura, la «gran pasión» de la nueva académica.

Minutos después de las siete de la tarde, y elegantemente vestida de negro, su color predilecto para las ocasiones solemnes, la narradora y ensayista zaragozana entró en el salón de actos de la Academia, flanqueada por José Luis Borau y José Luis Merino, los dos últimos académicos en ingresar en la RAE.

En la mesa presidencial le esperaban el director de la Academia, Víctor García de la Concha; el vicedirector, José Antonio Pascual y el secretario de la RAE, Darío Villanueva. Muy cerca se sentaban sus nuevos compañeros de la Academia, entre ellos Luis Goytisolo, Carmen Iglesias, Arturo Pérez-Reverte, Margarita Salas, Juan Luis Cebrián, Luis María Anson, José Manuel Blecua, Salvador Gutiérrez y José Manuel Sánchez Ron.

La escritora, la quinta mujer con que cuenta la RAE en la actualidad, leyó su discurso, titulado «Aliados. Los personajes secundarios del Quijote», con voz suave y con parsimonia, quizá para contrarrestar los nervios propios de la ocasión.

Seguida de cerca por el rector de la Complutense, Carlos Berzosa, y por el de la Universidad de Alcalá de Henares, Fernando Galván, la escritora reconoció el «honor inigualable e imprevisto» que supone para ella pertenecer a la Real Academia Española, una institución a la que llega con su bagaje de novelista y con una «aliada esencial»: la lengua.

«La lengua ha sido desde siempre mi aliada esencial. Su capacidad de ser moldeada, de adaptarse a los más variados y extraordinarios hechos, sueños y fantasías, ha supuesto para mí uno de los grandes regalos de la vida», afirmaba la narradora, escuchada con emoción por su familia.

Tras elogiar al científico Antonio Colino, su antecesor en el sillón g, la escritora buscó «cobijo» en el Quijote, que es «una lección constante, un estímulo continuo para los escritores», y con la claridad que caracteriza su prosa fue rescatando a los personajes secundarios de la gran obra cervantina.

«El pulso narrativo de Cervantes late siempre con asombrosa naturalidad y da continuamente fe de la aventura de la lengua. Esa fe que le es tan necesaria a quien hace de la literatura el centro de su vida». Como ha hecho Puértolas, merecedora de premios como el Planeta, el Anagrama de Ensayo o el de las Letras Aragonesas.

Ante las más de 600 personas que abarrotaban el salón de actos de la Academia, entre ellas escritores como José María Guelbenzu, Marcos Giralt Torrente, Marcos Ricardo Barnatán, Carmen Posadas, Natuival Preciado, Marina Mayoral, Luis Antonio de Villena y el editor de Anagrama, Jorge Herralde, la nueva académica aseguró que el Quijote es «un tratado sobre la literatura, que es, al mismo tiempo, un tratado sobre la vida».

«Esta es la obra de Cervantes. La literatura como metáfora de la vida. La locura como metáfora de la literatura».

Un cerrado aplauso acogió las palabras de Puértolas y otro refrendó también la respuesta al discurso que le dio el académico José María Merino.

Tras recibir la medalla y el diploma que la acreditan como académica de la Lengua, Puértolas fue a sentarse entre sus compañeros académicos, a quienes ofreció su «pasión por la literatura y por el maravilloso instrumento que la hace posible, la lengua».

Al levantarse la sesión, la autora de El bandido doblemente armado, convertida ya en flamante académica, recibió los abrazos y felicitaciones de los asistentes.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: