Noticias del español

| | | | | | |

| Lucio Poves/Los Santos de Maimona
Hoy Digital, España
Lunes, 29 de enero del 2007

ENTREVISTA A MIGUEL ÁNGEL GARRIDO, INVESTIGADOR DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Miguel Ángel Garrido trabaja a través del CSIC (Instituto de la Lengua Española del Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en la formación de expertos internacionales para que la lengua española siga desarrollándose en todo el mundo y que las nuevas generaciones tengan oportunidad de entender el legado histórico de su cultura a pesar de los cambios en el lenguaje. Como vigilante del legado lingüístico español, el profesor Garrido dirige en la actualidad la redacción del Diccionario español de términos literarios internacionales.


Aunque nacido en la provincia de Almeria, su llegada con muy corta edad a Los Santos de Maimona —donde pasó la infancia y juventud— ha hecho que se considere a sí mismo «extremeño por los cuatro costados». Con motivo de la concesión del título de «Hijo Predilecto» por parte del Ayuntamiento santeño hemos aprovechado la oportunidad para preguntarle sobre algunos extremos de su labor.

¿Qué interés puede tener un Organismo como el CSIC en la investigación sobre la lengua española?

-El CSIC es el organismo nacional de la investigación científica y abarca todas las materias, también las Humanidades. Dicho esto, se comprende el interés que tiene la investigación sobre la lengua y civilización española, que es uno de nuestros bienes compartidos más preciosos, no solo en el aspecto cultural o sentimental, sino también en el político y económico. El español es una lengua de cultura hablada por más de cuatrocientos millones de personas en todo el mundo. No hace falta ponderar las consecuencias que esto tiene en el terreno de las influencias políticas, los intercambios comerciales, el turismo y un largo etcétera de elementos que configuran el entramado de las sociedades contemporáneas en la era de la globalización.

¿Podría explicar qué significa la palabra «investigar» en este contexto?

-Es cierto que el lector menos prevenido puede vincular esa palabra solo a las actividades que se realizan con microscopios, tubos de ensayo y cosas así. Investigar el español es, por ejemplo, buscar qué diferencias de expresión existen en los distintos ámbitos del idioma para redactar un diccionario donde poder consultar y para que nos entendamos todos los hispanohablantes; investigar es mantener en estado de vigilia obras importantes de nuestro patrimonio cultural para que puedan seguir siendo aprovechadas por las sucesivas generaciones a pesar del cambio de lenguaje, tanto en el aspecto de lengua natural o idioma como en el aspecto de cultura. Investigar es también analizar los modelos de la comunicación humana y sus cambios, lo cual es imprescindible, por ejemplo, para conseguir tener buenos manuales de aprendizaje de idiomas extranjeros o, más importante aún, para alimentar un sistema educativo que forma ciudadanos con capacidad crítica y no simplemente súbditos manipulables.

¿Cree que a la sociedad le llega esa investigación sobre humanidades como nos pueda llegar la que se lleva a cabo en campos como por ejemplo la medicina?.

-La investigación humanística está al fondo de un proceso que posibilita una buena formación universitaria, media o primaria, pero no se observa a primera vista. Es como la nieve de las altas montañas que, al derretirse, posibilita las fuentes y los ríos y fecunda los valles, aunque nadie advierta de donde vienen esas aguas o como se produce esa fertilidad.

Parece indiscutible que el Curso de Alta Especialización en Filología Hispánica que usted ha creado y dirige es el más importante de los que se ofrecen de esa especialidad. ¿Podría explicar en qué consiste?

-Este curso está dirigido a licenciados y doctores de todo el mundo hispánico y del hispanismo internacional que desean seguir carrera académica en su universidad o centro de investigación. Se trata de preparar una red de investigadores de la lengua y la cultura española que puedan salir al encuentro de las necesidades que están apareciendo o van a aparecer de manera inmediata, porque desde luego, la enseñanza del español como lengua extranjera se seguirá extendiendo.

¿Cómo será el Diccionario español de términos literarios internacionales que dirige?

-Se trata de una enciclopedia que tendrá siete mil páginas en las que se explican, desde el punto de vista específico de la lengua española, tres mil términos en su contexto literario o cultural para ser utilizados internacionalmente. Las palabras tratadas van desde las puramente literarias como novela o soneto hasta las trascendentales como Dios, Espíritu o Destino.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: