Noticias del español

| | | | | | | |

| Miguel Ayanz
larazon.es, España
Lunes, 27 de octubre del 2008

ENTREVISTA A JOSÉ LUIS BORAU, DIRECTOR DE CINE Y ACADÉMICO DE LA LENGUA

Presenta en Valladolid su Fundación y habla de su próximo ingreso en la Academia: «La RAE debe admitir berlanguiano»


José Luis Borau presentó en la Seminci la Fundación Borau, entidad que ayudará a jóvenes cineastas. El ex presidente de la Academia de Cine, novelista, guionista y mil cosas más, ante todo hombre fundamental de nuestro séptimo arte, habló con LA RAZÓN de este proyecto y de su ingreso, el 16 de noviembre, en la Real Academia Española.

¿Hacen falta más iniciativas como su Fundación, más humanismo en nuestro cine?

-Puedo hablar por mí: hace tiempo que pensaba en ayudar a la gente que quiere hacer cine, realización, para que no les pasara lo que nos ocurrió a los de mi generación, a mí mismo, hace 50 años. Los jóvenes piensan que ahora es más difícil, pero no es verdad: el sufrimiento es el mismo.

¿Con qué dificultades topan ahora que no tenían antes?

-Para empezar, que ahora las películas valen más dinero. Después, que hay muchísimas más. En el 2007 se rodaron 170 en España: es un disparate. Se hacen más que en Italia, Alemania y el Reino Unido y casi tantas como en Francia, pero no tenemos mercado para eso. El 50 % no se estrena; de la otra mitad, el 25 % se estrena a flujos para concurrir a los Goya. Sólo el 25 % tiene una explotación normal, ya sea mejor o peor.

Parece que el cine español viviera en un espejismo.

-Siempre lo ha sido: es una cinematografía sin mercado. Es un mercado nacional con un inconveniente: sus espectadores no creen en su cine, son escépticos, apáticos o no les gusta; algunas cintas sí, incluso mucho. Pero son la excepción que confirma la regla. Y ésta es que la gente no va ni ha ido nunca al cine español.

¿La Fundación Borau va a ser un retiro para usted?

-No; además, no la llevo yo. Soy el presidente, pero tiene una directora, un patronato, y yo, cuanto menos me involucre, mejor.

Tiene un par de proyectos, entre ellos Las hermanas del Don

-Mucho me temo que no se haga nunca. Lo escribí con Azcona, han pasado tres años y no hay quien levante ese muerto. Ojalá, pero he perdido la fe en el proyecto: poner en pie una cinta cuesta mucho.

Tenía otro proyecto más…

-Estaba escribiendo un guión, pero me rompí la cadera. De eso hace año y medio y ese texto no lo he recuperado ni lo he releído. Me da miedo: mi vida se ha complicado mucho, con responsabilidades y obligaciones que he aceptado: la Sociedad de Autores, las Academias… He publicado hace poco un libro, y a finales de año va a salir otro. Bien que a mi pesar, veo que el cine cada día es algo más remoto para mí.

Su discurso de ingreso en la RAE une la pantalla y el español…

-Sí, se titula El cine en nuestro lenguaje. Así como ocurrió con los toros o el teatro, en la vida actual utilizamos palabras, expresiones, que han nacido al calor del cine. A veces somos conscientes de ello, otras no, como cuando decimos «me falta hacer tal cosa… es una asignatura pendiente».

¿Qué términos incluiría en el diccionario de la Academia?

Berlanguiano, por ejemplo. Berlanga se inventó una manera de describir nuestro país, nuestra sociedad, que mezcla acidez, buen humor, escepticismo, ternura… Hay una forma berlanguiana de entender la vida.

¿Como académico será purista?

-(Entre risas) Hasta cierto punto, sí. Me parecen un horror las cosas que existen ahora, por ejemplo eso de «el día después», que es una mala traducción. Oímos todos los días en televisión ese tipo de barbaridades. Por otro lado, el lenguaje tiene que ser algo vivo. La Academia está para servir a la vida, a la gente. No puede aceptar todo lo que se dice ni negarse en redondo a cualquier novedad.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: