Noticias del español

| | | | | | | | |

| P. Gallego
lne.es, España
Jueves, 4 de diciembre del 2008

ENTREVISTA A HOSSAIN BOUZINEB, PROFESOR DEL DEPARTAMENTO DE ESPAÑOL DE LA UNIVERSIDAD MOHHAMED V DE RABAT

El congreso internacional «La lengua y las tres religiones» —organizado por el Seminario de Estudios Árabo-Románicos de la Universidad de Oviedo— continúa. En el segundo día de intervenciones tomó la palabra Hossain Bouzineb, profesor del Departamento de Español de la Universidad Mohammed V de Rabat (Marruecos). Lingüista y traductor, fue el encargado de exponer cómo el español se convirtió en lengua de musulmanes.


¿Cómo se produjo la adaptación a la lengua castellana de los moriscos?

-La lengua de los moriscos fue evolucionando poco a poco, y abandonó algunos de sus elementos hasta convertirse en español. El árabe sufrió una metamorfosis hasta convertirse en español, aunque conservó su envoltura externa, la grafía.

¿Cómo afectó a su cultura?

-El reto consistió en hacer de la lengua de los españoles una lengua de los musulmanes. En principio, los musulmanes practican el Islam en árabe. De hecho el Corán prescribe que la lengua del Islam es el árabe. Pero los moriscos lo fueron perdiendo, hasta verse obligados a hacer del español —la única lengua que les quedaba— su lengua litúrgica.

¿Cuál es la difusión del castellano en el mundo árabe?

-Bueno, desde la escuela primaria yo mismo he hecho mis estudios en español. En el mundo árabe, Marruecos se lleva la palma en lo que se refiere a la importancia de la lengua española . De hecho somos el país que más Institutos Cervantes tiene y donde más se estudia el español. Prácticamente en todos los colegios de Marruecos de enseñanza media se estudia el castellano como segunda lengua junto al inglés. Luego, tenemos seis departamentos de español en las universidades, donde se preparan licenciaturas, doctorados…

De hecho la relación entre el reino alauí y España siempre ha sido muy intensa.

-Hay una gran amistad entre las dos casas reales, independientemente de las vicisitudes políticas del día a día. Las relaciones siempre han sido fluidas, hay una especie de entendimiento familiar en el que son inevitables las disputas.

¿Se conoce el mundo árabe en la Península?

-Yo creo que sí. Hay muchos especialistas, y muy buenos, tanto en la literatura como en la historia del mundo árabe. El conocimiento mutuo es evidente, aunque no hasta el punto que se podría desear. El interés viene de antiguo, de los siglos XVII y XVIII, un momento en que grandes figuras se interesaron por Marruecos, como el famoso viajero Ali Bey y muchos más. Y en el siglo XIX surge la corriente de los llamados «africanistas» y el estudio de la literatura marroquí.

¿La convivencia entre estas dos culturas ha dejado de ser un problema?

-Reivindicar una pureza étnica en la Península es algo relativo, porque hay toda una mezcla de iberos, árabes, bereberes, judíos, germanos… Somos fruto de una multitud de etnias que se fundieron, algo que es más un motivo de enriquecimiento que un handicap. Igual que tampoco existe un musulmán estándar.

¿Y en la religión?

-Si el individuo asume la fe como una cuestión individual no debe plantearse ningún problema. Ser judío, musulmán, cristiano o budista, cuando es algo que te concierne a ti. Pero cuando uno quiere imponer al otro sus creencias o su manera de ver la vida es cuando empiezan las discusiones.

¿Qué le parece que el «Aid el Kebir» -la fiesta del sacrificio o del cordero- sea desde el próximo año la primera celebración religiosa no católica con carácter oficial en Melilla?

-Que se haga justicia con sus habitantes musulmanes es bienvenido. Pero para los marroquíes, Ceuta y Melilla son una cuestión muy sensible. Son territorios que consideramos ocupados y que creemos que, algún día, se tendrán que devolver a sus dueños legítimos.

Que son

-Hay una ignorancia muy extendida acerca de Ceuta y Melilla. A la ligera y sin conocer la verdadera historia, los españoles dicen que estas ciudades ya pertenecían a España antes de que Marruecos fuera un Estado. Este es el tópico que suelen defender. Yo simplemente voy a decir que casi el noventa por ciento de los territorios actuales de Ceuta y Melilla fueron ocupados en el siglo XIX, en 1860. Antes de ayer. Se puede discutir si Marruecos era un Estado o no lo era, pero la mayor parte de estos dos enclaves es fruto de una colonización reciente, tras la guerra de Tetuán.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: