Noticias del español

| |

| Javier García Escudero
nortecastilla.es, España
Miércoles, 7 de marzo del 2007

EN RECUERDO DE COLL

EL insigne y por siempre genial José Luis Coll había terminado de escribir uno de sus magistrales diccionarios y yo le solicité que me avanzara alguna nueva palabra que había incluido en el libro. Coll, con esa falsa seriedad que le caracterizaba, me respondió: «navajo, o sea 'indio de Albacete'». Me sonreí, y añadió: remera, 'puta con piragua'». Volví a reír, y concluyó: «Y no le digo ninguna más porque si no, no lo compra».


Así que ayer, cuando supe de su muerte en Madrid a los 75 años, inevitablemente vino a mi su recuerdo, su paso por Palencia, nuestra entrevista, sus actuaciones, su afán por seguir adelante a pesar de la muerte de su inseparable Luis Sánchez Polack 'Tip', su sabiduría y su gusto por el lenguaje.

Porque el talento de Coll se divulgó entre el gran público por sus apariciones en televisión, y también por algunas películas en las que intervino, pero para quienes trabajamos con el lenguaje siempre admiramos en Coll su gusto por retorcer las palabras y encontrarlas un nuevo sentido, su meritorio fin de hacernos además sonreír con el vocabulario.

Camarón: 'aparato enorme que saca fotos', bermudas: 'observar a las que no hablan', polinesia: 'mujer policía que no se entera de nada', chinchilla: 'auchenchia de un lugar para chentarche' o anómalo: 'hemorroides' son tan solo un puñado de ejemplos que ahora recuerdo de ese dominio que poseía Coll sobre el lenguaje, sobre el sentido figurado o humorístico que puede darse a las palabras.

Conocer personalmente a Coll por motivos de trabajo fue una de esas satisfacciones que a veces procura esta profesión tan ingrata, y ahora, en el momento de su adiós, lo rememoro con una mezcla de pena y alegría, porque el humorista se fue pero su obra nos ha quedado.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: