Noticias del español

| Ana Cristina Restrepo Jiménez (El Colombiano, Colombia)

En la punta de la lengua

Todo pasa por el lenguaje. Sin embargo, su carácter cotidiano a veces nos impide abordarlo como un hecho extraordinario; su cercanía distorsiona nuestros intentos de observación detallada. Delegamos su estudio en académicos y eruditos indomables. O en pícaros que explotan las infinitas posibilidades de las palabras.

La propuesta del presidente Santos de «desescalar el lenguaje» no es una novedad. Recordemos algunos antecedentes recientes: en 1992, surgió una iniciativa periodística «cuando las palabras estaban cansadas de oficialidad, militarismo, delincuencia, tecnocracia y social-bacanería»; así evoca el lenguaje de la revista La Hoja su fundadora y directora, Ana María Cano.

En 2003, Héctor Rincón —padre de la misma publicación— llegó a la dirección de noticias de Caracol, con algunas propuestas de base: multiplicidad de fuentes, trabajo de géneros periodísticos y, oh sorpresa, énfasis en la palabra. «El lenguaje periodístico está allanado por la jerga de las fuentes informativas: militar, política, económica, deportiva», dice Rincón. En cuanto a las fuentes castrenses, señala: «Hay que desmilitarizar el lenguaje: estamos entregando un lenguaje guerrerista. No podemos servirles a los sectores del conflicto para que sigan cabalgando al anca nuestra, montándose en el protagonismo. Usándonos». En el momento en que no hablamos de Farc o de Eln sino de «Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia» o de «Ejército de Liberación Nacional», les entregamos «un trofeo» a los combatientes, les otorgamos un estatus. Nos convertimos en sus legitimadores.

[…]

Leer más en elcolombiano.com.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: