Noticias del español

| | | | | | |

| Conrado Granado
Periodistas.es, Madrid (España)
Domingo, 30 de septiembre del 2007

EN ESPAÑOL: EL MARÍA MOLINER, O CUANDO LAS PALABRAS COBRAN VIDA

Millones de estudiantes han tenido a su lado durante décadas como instrumento imprescindible para adentrarse en las cosas del saber el Diccionario María Moliner, la obra magna de aquella bibliotecaria de tiempos de la República que dedicara quince años de trabajo a elaborarlo, realizando su vocación postrera sobre la lengua después de criar a cuatro hijos, y que viera la luz en los años sesenta.


Han transcurrido muchos años desde aquellas fechas, y el 25 de septiembre de este 2007 veía la luz en la sede del Instituto Cervantes la tercera edición de un nuevo María Molinar, ese diccionario de uso del español puesto al día y editado por Gredos en colaboración con el Círculo de Lectores. Y una vez examinado, puede decirse que estamos ante el espejo de una lengua viva, un español puesto al día y hablado en tantas y tantas partes del mundo por tantos millones de personas. De ahí que en esta tercera edición tengan cabida palabras hasta hace poco tiempo desconocidas, surgidas en distintas latitudes del hablar común que nos identifica, pero que como entes vivos van ocupando su puesto en el hablar de los hombres.

Si bien unas simples cifras no son suficientes para reflejar la grandeza de esa obra, unida a su belleza léxica, algunas cogidas a vuelapluma acerca de su contenido nos pueden dar una idea de por dónde van los tiros en esta tercera edición del último Moliner: en este sentido, digamos que cuenta con 90.045 entradas, 190.000 acepciones y 4.000 gentilicios, que conforman su cuerpo principal. A ello hay que añadir 12.000 nuevas voces, comprendidas en dos tomos que en su conjunto suman 3.350 páginas, en una edición inicial de 200.000 ejemplares. Y para llegar a esta monumental obra, el equipo responsable ha bebido de diferentes fuentes, como el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, periódicos, libros, y el lenguaje vivo, hablado, ese que está al cabo de la calle, y que poco a poco va conformando la «piel» de nuestro idioma hasta formar parte del mismo.

En esta «gran novela de las palabras», que es el María Moliner en su tercera edición, como lo definiera el ministro de Cultura César Antonio Molina en la presentación de la misma en el Instituto Cervantes, encontramos términos de fresca actualidad, como móvil, inalámbrico, vibrador, cayuco, homeless, burka, chat, hacker, euríbor, rayarse, jazz latino, SMS y otras muchas más. Para hacernos una idea de lo que ha cambiado y avanzado el idioma en pocos años baste recordar, a modo de comentario ilustrativo sobre los cambios originados en la lengua, que cuando María Molinar publicó su diccionario en el año 1966, la hoy repetidísima palabra informática no existía, y que el término ordenador se utilizaba sólo para definir al que ordenaba algo. Naturalmente.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: