Noticias del español

| | |

| Mariángeles Di Paola
www.grammaramaspanishclasses.com Buenos Aires (Argentina)
Octubre del 2009-marzo del 2010

EL VOSEO EN ARGENTINA (II PARTE)

En este artículo ampliaremos lo tratado en «El voseo en Argentina (I Parte)» poniendo énfasis en las formas verbales que acompañan el pronombre personal «vos». Recordemos que éstas suelen variar en todos aquellos lugares donde se practica el voseo, ya sea en Argentina, en otras regiones de Sudamérica o de Centroamérica.


Las siguientes reflexiones acerca del voseo argentino quizás pequen de ingenuas, por lo graduadas y simples, ya que la intención es que puedan ser comprendidas por todos los lectores. ¡A no amedrentarse si alguno ha tenido una mala experiencia en la escuela primaria o secundaria! cuando nos hacían estudiar para los exámenes de lengua castellana el «pretérito pluscuamperfecto del subjuntivo» y el «pretérito indefinido del modo indicativo», actualmente llamado «pretérito perfecto simple». ¡ Vaya nombres ! Nuestras apreciaciones pretenden ser mucho más asequibles asociando las formas verbales con los aspectos comunicativos del lenguaje.

Los verbos y «vos»

Es sabido que se realizan acciones o se viven estados de ánimo en un determinado momento, ya sea en el pasado, en el futuro, en el transcurso del presente o de forma cotidiana. La gramática ha llamado «verbos» a las palabras que representan lo primero. Las transformaciones que ellos experimentan según se refieran a un momento u a otro, se conocen como tiempos verbales.

El voseo se aplica a todos los verbos y tiempos verbales de la lengua española. Se dice «vos» cuando es necesario realzar la presencia de ese otro que participa en el intercambio comunicativo. (Lo mismo sucede con el resto de las personas discursivas —yo, tú, él, ella, usted, nosotros, nosotras, vosotros, ustedes, ellos, ellas—, se las nombra cuando se las necesita). Veamos un ejemplo. Una reunión de amigos congrega a cinco o seis personas en la casa de uno de ellos. En sus inicios, el anfitrión le pregunta a cada uno, en forma sucesiva: «Y vos, ¿cómo estás?». (Asimismo, podría utilizar el nombre de cada uno de ellos, en lugar de «vos»).

Nótese la regla que señala que a toda preposición le sigue una persona discursiva (pronombre) y que solamente dos de ellas adoptan formas especiales: «yo» pasa a ser «mí» y «tú», «ti». Mientras que generalmente cualquier preposición va seguida de «ti», en lugar de «tú», en el caso de «vos» no se produce ningún cambio. Veamos algunos ejemplos que incluyen la preposición «sin». Santa Teresa de Ávila, en su célebre poesía «Vivo sin vivir en mí», proclama al Dios de la Cristiandad: «Mira que vivir sin ti no puedo». En la canción «Adiós Nonino», con música de Astor Piazzolla y letra de Eladia Blázquez, el hijo ítalo-argentino le dice a su padre, inmigrante e italiano, apodado con afecto «Nonino», a modo de despedida: «Adiós Nonino… ¡qué largo sin vos, será el camino!», cuando la muerte separa a las personas que se aman.

La regla mencionada presenta algunas excepciones referentes únicamente a «mí» y «ti». Veamos una de ellas. Cuando la preposición «con» antecede a «mí» y a «ti», estas últimas palabras se transforman en las sílabas «-migo» y «-tigo», respectivamente. Por el contrario, si la preposición «con» antecede a «vos», este último vocablo permanece invariable. Por ello, mientras en el tuteo se dice «contigo», en la forma de expresión voseante, se dice «con vos».

«Vos» y «tú», en general, utilizan las mismas formas verbales. Se dice: «Y vos, ¿llegaste a tiempo al cine el otro día?» o «Y tú, ¿llegaste a tiempo…?». Solamente en dos casos no sucede lo mismo: en el presente del modo indicativo y en el modo imperativo afirmativo, cuyas características se exponen en «El voseo en Argentina (III Parte)» y en «El voseo en Argentina (IV Parte)», respectivamente. Nótese que si bien el voseo se utiliza también en otras formas verbales (imperativo negativo y presente del subjuntivo), su uso aún no ha sido socialmente aceptado como parte integrante de la lengua española estándar y culta en Argentina.

Agradezco los interesantes aportes de Don Ray, un maestro de inglés en Iowa, Estados Unidos, al momento de realizar las pruebas de este trabajo, a propósito de corregir mi traducción al inglés.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: