Noticias del español

| | |

| El Universal
www.entornointeligente.com, Venezuela
Martes, 8 de septiembre del 2009

EL VIGOR ESPAÑOL AMERICANO

La impronta de la cadena de televisión CNN como unificadora del vocabulario, y de Internet como plataforma para la difusión del idioma español que se habla en América, han conformado en escasos veinte años un léxico panhispánico estándar que se ha hecho predominante, desprovisto, eso sí, de muchísimas de las características del original peninsular y sin que los localismos logren ensombrecerlo. El idioma español está triunfando porque se comparte, pero la homogeneidad alcanzada no está exenta de peligros, entre ellos los proporcionados por la misma multimedialidad, que en algunos casos lo degrada.


La lengua española compartida es la que permite el éxito y la multiplicación de los mensajes por la Red y la televisión, lo que la sitúa como la segunda lengua de comunicación en el mundo occidental, dice el investigador Hernán Urrutia Cárdenas, de la Universidad del País Vasco, en su aporte al estudio La calidad del español en la Red, Nuevos usos de la lengua en los medios digitales, que presentó la Fundación Telefónica en el XXIII Encuentro de las Telecomunicaciones realizado esta semana en un Santander (España) repleto del último sol del verano cántabro español.

En la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en esta ciudad puerto-balneario-cornisa española, estuvieron debatiendo el tema «El futuro es digital», pero los problemas del presente no pudieron ser evadidos. Telefónica pelea como fiereza contra las regulaciones de la Comisión Europea, a la que acusa de paralizar la inversión, frenar las ganancias y limitar la expansión de redes y servicios en Europa. Con igual aliño, el grupo británico Vodafone acusa a la entidad regulatoria española (Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones) de propiciar un discurso dúplice: su teoría indica que las tecnologías ayudarán a España a salir de la crisis, pero su práctica lo contradice. Ha sido establecido un impuesto de 0,9 % de los ingresos de las operadoras con el fin de financiar la supresión de la publicidad en Televisión Española, moción que fue aprobada por el Parlamento y publicada el martes pasado en el Boletín Oficial. Así como Telefónica acusa a los Estados que mantienen participación en grandes operadoras (Deutsche Telekom, France Telecom, TeliaSonera) de no invertir al mismo ritmo que las totalmente privadas, Vodafone sugiere al Gobierno español celeridad en el reparto de las bandas de frecuencia que quedarán libres tras el llamado «Apagón Analógico» en el 2010, con lo cual mejoraría la cobertura móvil de tercera generación (en el pueblecito montañés íngrimo de Entrambasaguas, donde me encuentro en retiro uro-vesical, a 45 kms. de Bilbao, no hay telefonía fija, no hay Internet, no hay telecajeros, no hay 3G, en el ayuntamiento más cercano apenas existe un punto de conexión a la red). De paso, Vodafone le mete el dedo en el ojo a Telefónica al considerar «anómalo» el hecho de mantener los precios más altos que los de sus rivales europeos en acceso a banda ancha por línea fija ADSL, a pesar de que ha sido obligada a bajar los que cobra por el alquiler mayorista de su red. El tráfico de datos en España aumenta a una tasa de 50 % anual, pero, según la vicepresidenta de Nokia para Telefónica España, Marieta del Rivero, el crecimiento de los ingresos en este segmento, aunque manifiesto e importante, no compensa (aún) la caída producida en los ingresos por voz. En eso estaban en la Menéndez Pelayo, diatribas aderezadas con la presencia del venerable Martin Cooper, el estadounidense «padre» de la telefonía móvil.

LA POTENCIA ES LA RED

Pero a lo que venimos, el español en la red. El estudio de Telefónica (Editorial Planeta, 15 euros) profundiza en el encuentro entre la lengua española y las nuevas formas de comunicación: Web, correo electrónico, foros, chat, SMS, blog, redes sociales. Esa fusión de mundos no ha sido siempre feliz. Nuestro idioma en la red se ha vuelto (ha tenido que ser) multimedia, interactivo, hipertextual, variado y representativo, pero así como el formato multimedia potencia las posibilidades creativas de la lengua española, en ocasiones (no pocas) la obliga a limitarse sintácticamente y en otras la degrada. «El español en Internet está condicionado por la realidad física de la pantalla y su complejidad sintáctica es menor». Esa pantalla puede ser la TV, el PC, el teléfono móvil o el videojuego, entre otros.

La posibilidad de expresión del hispanohablante se ha ampliado y el antiguo vehículo masificador, el diario, ha bajado su influencia.

En la conservación del inglés y su establecimiento como idioma transcultural, fue especialmente valioso el aporte de la BBC de Londres en los años 30 del siglo pasado, cuando la radio era conducto fundamental. Nació el Inglés de la BBC. Hace unos cinco lustros los vigilantes de los tránsitos del idioma habían encontrado en la sección «Español Urgente», de la agencia de noticias EFE, un instrumento confiable para el buen uso de la lengua común en los medios impresos, pero entonces esos medios eran muy influyentes en la curaduría de la lengua.

«La Red (que incluye todos los medios digitales) ha permitido dar un salto cuantitativo y cualitativo en cuanto a instrumentos de comunicación global. Sin duda, la Red supera e integra todas las posibilidades previas», señala Hernán Urrutia Cárdenas. La globalización lo ha permitido. A la vez que los rasgos del español americano se han difundido como nunca antes por la red y la televisión, aunque conserva la base idiomática, el español peninsular ha perdido fuerza y penetración. El español predominante ahora incluye rasgos fónicos procedentes de América. Y en sus estructuras gramaticales predominan los elementos comunes panhispánicos, «salvo algunas diferencias que no son obstáculo para la comunicación y el entendimiento».

En las últimas décadas, en el habla cotidiana y popular se ha impuesto lo que se llamaría el Español de CNN, que es una norma exógena a contrapelo de la formalidad culta de la expresión escrita tradicional. Ese español de las Patricia Janiot sigue las reglas de la gramática sancionadas por la Real Academia Española, pero prefiere las reglas opcionales del uso americano, por ejemplo, el seseo y el uso de ustedes por vosotros. Tiene un propósito práctico, hacerse entender con eficacia con formas comunes, respeta lo común y más frecuente para que sea comprensible para toda la comunidad hispanohablante.

En cuanto a léxico en TV y periódicos hispanoamericanos, los análisis estadísticos muestran que el vocabulario común panhispánico del nivel estándar predomina en más del 98,88 %. Además, los términos generalizados en toda América y los de extensión parcial por su reiteración en la Red, se transforman en disponibles panhispánicos. Pero aún así las divergencias con la norma estándar del español europeo son escasas, según conclusión del estudio.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: