Noticias del español

| |

| Lena Burtin
diariodecuyo, Argentina
Lunes, 13 de noviembre del 2006

EL VALOR DEL ESPAÑOL

La promoción de la lengua debe llevarse a cabo para que se aprenda a hablar bien, a entender lo que se lee y escucha y para poder expresarse claramente... Para ser una persona activa dentro de una sociedad dinámica.


Desde la construcción del lenguaje a las distintas vertientes de la argumentación, existe un largo pasaje de apropiación y uso de las palabras. Así, hay lenguajes poéticos, coloquiales, específicos, prácticos, circunstanciales, entre otros. El uso del lenguaje ha llegado al estrado de seminarios internacionales donde su multi-alcance se convierte en una indiscutida realidad. La adjetivación —ágil, agudo, altisonante, elegante— no entra en el tema a tratar.

Hace menos de dos semanas se realizó en Montevideo el segundo encuentro del seminario internacional sobre «El valor económico del español: una empresa multinacional», cuyo objetivo fue cuantificar —después de 2 años de realizado el primer encuentro— los beneficios económicos que el uso del castellano puede reportar a sus más de 400 millones de hablantes en el mundo. Se concluyó que la lengua española crecerá en los próximos años más aceleradamente que el chino, el francés, el inglés y el ruso. El proyecto fue organizado por la Fundación Telefónica, con la colaboración de la Secretaría General Iberoamericana y el apoyo de la Fundación Círculo de Montevideo.

Desde los giros poéticos del escritor chileno Jorge Edwards, hasta el realismo pragmático del ministro de Educación de la Argentina, Daniel Filmus, hubo un reconocimiento de la riqueza de la lengua española y de lo que su crecimiento podrá gravitar en la vida socio-cultural y en el progreso económico.

«Soy un autor de ficción —dijo Edwards— así que en una reunión sobre el valor económico del español tiendo a sentirme como el inútil de la reunión», bromeó, en alusión a su libro El inútil de la familia, en el que narra la historia de un tío suyo dedicado a la literatura y, por lo tanto, considerado por la familia alguien poco productivo. Agregó que «mi tesis es que el español, en su utilidad y su extensión, es un enorme hecho cultural en su momento de esplendor, y como hecho que no es parte del paisaje y de la naturaleza, hay que cultivarlo.»

La exposición de Filmus, fue considerada como «un soplo de la realidad social latinoamericana». Él sostuvo como criterio básico la necesidad de poner en vigencia políticas de Estado que promuevan la lengua especialmente dentro de los propios países iberoamericanos. Dijo que América latina se encuentra en situación de dar respuesta a los desafíos del siglo XXI y al mismo tiempo saldar «deudas del siglo XIX».

Filmus recordó que en la región hay 40 millones de analfabetos, según datos de la Unesco. «Esos latinoamericanos no son parte del condominio del español porque no manejan bien el idioma. América latina no es la región más pobre, pero sí la más desigual. La idea de condominio exige completar y democratizar el acceso al español de toda la sociedad», enfatizó el ministro argentino.

Afirmó que «el 50 % de nuestros niños no puede comprender los textos que leen. Debemos garantizar el acceso completo a la educación, y eso significa también mejorar la calidad y las condiciones del trabajo docente como transmisores de nuestra lengua. Toda perspectiva de rédito requiere una inversión».

Enrique Iglesias, máxima autoridad de la Secretaría General Iberoamericana y ex presidente del BID puntualizó los 5 rasgos de la comunidad iberoamericana en los que el idioma español cumple un papel central: la identidad, la cultura, los valores transmitidos a través de una misma lengua; la migración, que puede ser integrada por medio del idioma, y una economía en la que una misma lengua puede funcionar como puente para las inversiones.

Es importante ampliar estos conceptos porque hablar de identidad es poseer un conjunto de rasgos propios de una región que los caracterizan frente a otras, la extensión cultural equilibra los procesos de crecimiento, los valores trasmitidos por una misma lengua permiten concebir las normas de la realidad que orientan a los hombres hacia una misma finalidad, y en las migraciones el idioma juega un rol principal. Y, definitivamente, una misma lengua puede dinamizar las inversiones.

Lo importante es el correcto aprendizaje del idioma desde los primeros años del sistema educativo. Filmus tocó la médula de la cuestión al referirse a la necesidad de políticas de Estado que promuevan la lengua especialmente dentro de los propios países iberoamericanos.

Dos puntos. Si el ministro Filmus lo plantea así, es porque no está conforme con lo que se hace en este campo de aprendizaje. Y, si él piensa que la promoción dentro de los países iberoamericanos debería hacerse en forma igualitaria, con normas conjuntas, ha expresado un desafío muy importante.

El país ha tenido grandes propulsores del idioma. Personas que se ganaron un lugar dentro de la historia educativa argentina como el doctor Angel Batisttessa y la doctora Berta Vidal de Battini. Y, terminamos de perder hace pocos días a la profesora María Luisa Olsen de Serrano Redonnet.

Pero nadie supo por anticipado los impedimentos que ocasionaría la pobreza que hoy aqueja al país con clases que se interrumpen para alimentar a los chicos —por ejemplo— y la confusión idiomática que generaría la televisión.

Así y todo la recuperación del idioma es un desafío que debe encontrar respuestas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: