Noticias del español

| | |

| LUCÍA ALCOLEA (ElDiarioMontañes.es)

El trazo didáctico del humor

La Fundación Comillas inaugura con viñetas el nuevo espacio expositivo del Seminario Mayor.

 

La exposición 'Español con humor', abierta en la Pontificia, presenta una serie de obras gráficas a través de las cuales se revela el aprendizaje del idioma.

Las palabras son la forma de explicar el mundo, lo que se ve e incluso lo que no se ve. Pero después de observar la exposición ‘Español con Humor’, el concepto de ‘palabra’ se vuelve, de nuevo, extraño.

El Seminario Mayor de la Pontificia fue inaugurado ayer como sala de exposiciones. El estrellato de salida se lo ha llevado la exposición ‘Español con Humor’, que muestra una serie de gráficos humorísticos (viñetas) a través de los cuales se pretende enseñar el idioma español. Se trata de una iniciativa de la Fundación Comillas promovida conjuntamente con la Fundación General de la Universidad de Alcalá.

Los gráficos demuestran cómo aprender un idioma sin palabras, de manera fácil, a partir de dibujos en los que sus personajes expresan con los rostros, la curvatura de las cejas o incluso la dirección hacia la que apuntan sus pies determinadas actitudes o acciones sin que esté escrita la palabra.

«La imagen siempre evoca una palabra», apuntan los creadores de esta nueva fórmula para el estudio del español. Aunque también hay viñetas con las huellas lingüísticas del ñ: «Y antes de nada, descartar la acusación de que hacemos un tratamiento sensacionalista de la información, aclaramos que en este horrible accidente, lamentablemente, no hubo víctimas». Así reza una de las viñetas que se encuentran a la entrada de la sala, cuyo autor es Carlos Loisseau y que fue publicada en la editorial Casa de Ediciones (Argentina). El resto de gráficos están a la misma altura. Todos cuentan algo con una hábil ironía. Ya lo dijo ayer Forges, que se ha encargado de la ilustración del cartel y asistió a la inauguración. «Hay personas que tenemos más tiempo que otras para contar las cosas y lo bueno es que al final, encima, nos pagan», afirmó el humorista.

El objetivo de esta iniciativa es enseñar el español a través de los gráficos y del humor. Humor que, —según destacó Juan García Cerrada, director del Programa de Humor Gráfico de la Fundación Universidad de Alcalá—, «ha sobrepasado barreras impuestas por aquellos que consideran que debe ir separado del aula, aunque se ha demostrado que las ventajas de emplearlo superan a las desventajas».

Al acto de inauguración acudieron, la vicepresidenta del Gobierno, Dolores Gorostiaga, acompañada de la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, la alcaldesa de Comillas, Mª Teresa Noceda, el director general de la Fundación General Universidad de Alcalá, Francisco López; Ignacio Gavira, director general de la Fundación Comillas y Agustín Vera Luján, director académico y de investigación, entre otras autoridades institucionales y y responsables de las entidades culturales y educativas.

Gavira destacó que «el padre de esta criatura ha sido Antonio Fraguas Forges» e insistió en que, sin embargo, «no se cumple aquello de que madre no hay más que una porque en este caso ha habido muchas».

Sin duda, lo que más llamó la atención en el interior de la nueva sala fueron los libros de texto que se encontraban tras una vitrina y cuyas hojas estaban llenas de viñetas que ayudaban a entender el español. Una ‘revolución inteligente’ en el mundo académico. «Para la producción de la exposición se han analizado más de un millar de libros de enseñanza del español editados en otros países, habiéndose constatado la utilización del humor gráfico en un 10% de ellos», explicó García Cerrada.

La obra gráfica corresponden a 38 genios de Argentina, Colombia, Cuba, Chile, España y México. Se han manejado más de mil creaciones y el resultado es un espacio de «ingenio, creatividad y distinción».

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 25 de octubre todos los días de la semana, excepto los lunes, de cinco a siete de la tarde y la entrada es gratuita. Gorostiaga destacó que el humor gráfico «nos ha ayudado a ser capaces de enseñar a los hombres que las mujeres existen, a entender fenómenos como la inmigración, incluso a los políticos», bromeó.

Pero al fin y al cabo, lo que hace falta, —señaló Cerrada— es «un oyente atento para captar lo que se dice». En la muestra itinerante conviven el trazo y la expresión, la sonrisa y el aprendizaje, el hallazgo azaroso y el ingenio pero, sobre todo, domina un itinerario lúcido para descubrir la lengua de Cervantes.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: