Noticias del español

| | | | | |

| Agencia EFE

El Rey preside la entrega de premios que se convierte en un homenaje al castellano

El escritor Juan Goytisolo y los representantes de las Academias que han elaborado la Nueva gramática de la lengua española han reivindicado el español como una lengua que ha de sentirse como «patrimonio común de todos los hispanohablantes», al recoger de manos del rey Juan Carlos, el III Premio Internacional Don Quijote de La Mancha.

El monarca ha presidido en Toledo, junto a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y al presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, la entrega de estos Premios, que convoca el Gobierno castellano-manchego y la Fundación Santillana para promover el conocimiento, la difusión y el esplendor del castellano.

En el acto ha participado también el ex presidente de Colombia Belisario Betancur, quien, durante la laudatio de la Nueva gramática de la lengua española, ha recordado el nacimiento de la Gramática de la lengua castellana, de Nebrija, a orillas del Guadalquivir, en Sevilla.

Y ha explicado que las veintidós Academias de la Lengua cumplen su compromiso de «limpiar, dar brillo y esplendor, y ser escenario silencioso y laboratorio de las palabras, para que los hispanohablantes sintamos el orgullo inmanente y permanente de decirlas con nuestra propia voz», ha afirmado.

Por su parte, Ignacio del Bosque, ponente de la Nueva gramática, ha resaltado que este tratado, que «hoy se premia, no constituye una descripción del español de España a la que se agregan unas pinceladas de español americano», sino un panorama general del español de todos completado con las variantes correspondientes a cada área lingüística».

Y en este sentido ha indicado que es obvio que esta gramática es un tratado, pero para las Academias es «algo más»: un «signo de identidad, un texto elaborado y consensuado por todos con la intención de representarnos a todos».

Por su parte, Goytisolo, cuya alabanza ha sido pronunciada por el escritor y ensayista peruano Julio Ortega, ha incidido en su discurso en el «territorio de La Mancha», un territorio, ha dicho, que cruzó el canal que lleva su nombre y «fertilizó la mejor novela europea».

Y ha mencionado a grandes escritores hispanohablantes como Carlos Fuentes, Vargas Llosa y a otros muchos novelistas «de las dos orillas» que reivindican con orgullo «nuestra auténtica filiación cervantina, una filiación por encima de las fronteras que separan lo que la lengua une: una lengua preciosamente diversa y rica en matices».

En su alocución, el Rey ha recordado que, en su última edición el Premio Internacional Don Quijote de la Mancha recayó precisamente en Mario Vargas Llosa, «cuyo peso y proyección a escala internacional acaban de alcanzar tan altas como merecidas cotas», ha dicho en alusión a la concesión del Premio Nobel de Literatura.

De Juan Goytisolo, el monarca ha resaltado que «ha realizado una aportación singular al acervo de nuestra cultura, como narrador y como analista comprometido con la tolerancia y la armonía entre pueblos y culturas».

Y de la Nueva gramática elaborada por la Real Academia Española y las veintiún Academias «hermanas», ha dicho que «nada queda fuera (…) y refleja el español de todo el mundo», con lo que presta «un servicio histórico a la unidad de nuestro idioma y a la mayor cohesión entre los pueblos hispánicos».

La ministra de Cultura ha subrayado en su discurso «el antes y después» que supuso Cervantes en los planteamientos literarios de su tiempo y ha agregado que el autor del Quijote comparte con los premiados hoy su «modernidad», así como su contribución a la difusión internacional de la cultura y de la lengua española.

Para González-Sinde, la Nueva gramática refleja «la unión espiritual y la riqueza verbal que supone el uso del español en todos los pueblos hispanohablantes», mientras que en Goytisolo se ha premiado «a quien fija la lengua y a quien la transforma, al que la amarra al tiempo y a quien, inventándola en cada texto, la desamarra».

Y ha apostillado: «no son actos distintos, son la misma voluntad de engrandecer ese reino de Cervantes que compartimos todos».

Por su parte, el presidente castellano-manchego ha resaltado que «no hay nada que una más, que hermane más profundamente, que resulte más íntimo, que compartir la lengua, porque eso —ha enfatizado— significa que pensamos, sentimos y amamos con las mismas palabras».

Barreda ha calificado la Nueva gramática como «una obra panhispánica» y trascendental para una lengua, que es el idioma oficial de más de veinte países y la más hablada del mundo, después del mandarín.

De Goytisolo, ha agradecido su lenguaje «cálido y comprometido» y el que haya sido «castellano en Cataluña, afrancesado en España, español en Francia, latino en Norteamérica, nesraní en Marruecos y moro en todas partes».

Al acto, celebrado en el Museo de Santa Cruz y que se ha abierto con la actuación de Isabel García Castro, alumna de violoncello del Conservatorio Jacinto Guerrero de Toledo, han asistido numerosas personalidades, entre ellos el ex vicepresidente de la Comisión Europea y presidente del Congreso de los Diputados, el ciudadrealeño Manuel Marín.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: