Noticias del español

| |

| Javier Nadal, vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica
Diario de Sevilla, Andalucía, España
Miércoles, 21 de junio del 2006

EL QUIJOTE EN EL CIBERESPACIO

EL español es hoy un idioma global. Está entre las cinco lenguas más habladas del planeta, con más de 450 millones de hispanohablantes, mientras que 19 países lo tienen como idioma oficial. Su crecimiento parece imparable. Más de 40 millones lo hablan en los Estados Unidos y cada vez son más los que lo demandan como lengua de estudio en buena parte de Europa y en países lusófonos como Brasil que, con una población de casi 190 millones de habitantes, implica un gran potencial de expansión para el idioma de Cervantes.


El español vive un auge sin precedentes, pero aún tiene un reto por delante: su inserción en la Sociedad de la Información. En un mundo en constante movimiento que compite en la investigación, el desarrollo y la innovación, una de las claves para que el español dé el salto definitivo como lengua global está en las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, las llamadas TIC.

Hoy, los idiomas fluyen a través de la fibra óptica. En una revolución similar a la desatada por Johannes Gütenberg hace más de seis siglos, Internet es en la actualidad la gran biblioteca mundial. Una lengua que pretenda contar en el mundo debe tener una presencia potente en la Red. Sin desmerecer el antiguo soporte del libro, hoy, el peso del español se mide en bits.

El español cuenta con socios tecnológicos relevantes a nivel mundial en su carrera hacia la Sociedad de la Información. Los millones de kilómetros de fibra óptica y de las señales emitidas por las miles de antenas instaladas a lo largo y ancho de América Latina y España son un poderoso entramado de canales de comunicación que aseguran la difusión del español y permiten su desarrollo.

En este sentido, es altamente significativo que el cuarto operador mundial de telefonía por número de clientes hable español. El Grupo Telefónica, incluido en el índice Dow Jones 50 Titans de las 50 compañías más importantes del mundo y con presencia en 19 países, es, sin duda, una ventaja fundamental para un idioma en crecimiento en un mundo competitivo como el de hoy. Con más de 100 millones de accesos en casi todos los países de habla hispana, son seguramente más de 200 millones las personas que se comunican en español a través de Telefónica. El papel de la compañía es decisivo en América Latina, donde es el primer inversor privado.

El futuro del español es prometedor y sus enormes perspectivas económicas, así como su proyección social, están estrechamente relacionados con su inserción en la Sociedad de la Información. Sin embargo, para consolidar el peso económico, político y social del español en el mundo es necesaria una intensa participación de todos los actores sociales vinculados al idioma.

La organización de debates y acciones conjuntas entre las principales instituciones relacionadas con el español, como el Instituto Cervantes y la Real Academia Española, universidades, editoriales, las diferentes administraciones y las grandes empresas es un paso fundamental para el fortalecimiento de nuestra lengua.

Asimismo, el creciente peso del español es un hecho de amplias implicaciones, que toca al conjunto de la comunidad iberoamericana, a los países de habla hispana, pero también a los de habla portuguesa, estrechamente vinculados por razones culturales, históricas y de vecindad geográfica. Por esta razón, importantes instituciones multilaterales están trabajando en iniciativas en torno a la lengua española.

En esta línea, entre las últimas acciones impulsadas por la Fundación Telefónica en relación al idioma, se encuentra la realización del I Seminario Internacional sobre el Valor Económico y la Proyección Social del Español, organizado conjuntamente con la Secretaría General Iberoamericana y con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla.

Este encuentro, el primero de una serie con participación de las dos orillas del Atlántico, apunta a importantes temas de debate de plena actualidad, como el papel de la lengua española en la sociedad iberoamericana, el español en los movimientos migratorios y el valor económico del español. Se trata de asuntos centrales para entender todas las dimensiones de la realidad de una lengua en expansión.

El español es en estos momentos uno de los capitales más valiosos con que cuenta la comunidad hispanohablante. Una de las claves para el desarrollo futuro de la lengua de Cervantes está en que los principales actores sociales, en una tarea colectiva, sean capaces de catapultarlo hasta la Sociedad de la Información, de elevar al Quijote al ciberespacio.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: