Noticias del español

| | | |

|

José Antonio Sierra

www.xornalgalicia.com

Lunes, 6 de febrero del 2012

El presidente de la OMC defiende el lenguaje médico en español


El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) ha defendido el uso del lenguaje médico en español, en un debate organizado por la Real Academia Nacional de Medina (RANM) sobre la normalización del uso del lenguaje médico en español, causa que la institución está promoviendo a raíz de la publicación del Diccionario de términos médicos, el primero escrito y pensado en español    


El presidente de la RANM, el Dr.Manuel Díaz-Rubio, presidió el acto que contó también con la participación del consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz; el presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (FACME), José Manuel Bajo Arenas; el secretario de la Conferencia de Decanos de Medicina, Emilio Sanz, y el presidente de la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios (ANIS), Francisco Cañizares.

 

El Dr. Rodriguez Sendín, que reconoció que los médicos españoles dedican mucho tiempo a la lectura en inglés para su formación, defendió el uso del lenguaje médico en español porque «no debemos olvidar —dijo— que formamos parte de una historia, que hemos recibido un legado de nuestros antepasados y que la profesión médica, que tiene como fin la atención a los pacientes, necesita comunicarse con ellos y utilizar su propio lenguaje porque viven, enferman, sufren y mueren en español».

 

Por su parte, el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, también defendió la normalización del lenguaje médico en español, ante la intensa presencia del inglés porque es una lengua que hablan más de 400 millones de personas en el mundo y destacó la aportación que en este sentido tiene el Diccionario de términos médicos tanto para nuestro país como para los países de habla hispana, así como para «unificar criterios y poner de relieve el liderazgo internacional de los médicos españoles».

 

El Dr. José Ignacio Echániz puso de manifiesto la importante labor que la Real Academia Nacional de Medicina puede aportar a los cambios que se avecinan para reformar el SNS que requiere la unión de todos los médicos y destacó también el importante papel que tienen también los medios de comunicación.

 

Para el Dr. José Manuel Bajo Arenas, «el uso de un buen castellano y de la terminología correcta lo percibimos como una buena preparación y correcta praxis médica», por lo que felicitó a la RANM por «romper una lanza a favor del correcto uso del español en medicina».

 

El Dr. Emilio Sanz destacó la gran aportación que supone este Diccionario para los estudiantes, residentes y los propios profesores médicos para que se redacten las historias clínicas de forma correcta, para que se utilicen términos en español en lugar de ingleses —puso como asterixis en vez de flapping cuando hablemos del temblor de manos— para una mejor y más comprensible comunicación con los pacientes. Por ello, solicitó que el Diccionario esté disponible por Internet, al igual que lo está el de la RAE.

 

Por su parte, el presidente de ANIS defendió la precisión, concisión, exactitud y, en definitiva, rigor a la hora de informar y, por tanto, de hacer un uso correcto del lenguaje para configurar bien la realidad, más —dijo— teniendo en cuenta la importancia que tienen las palabras correctas en asuntos tan delicados como los referentes a la salud de las personas.

 

El vicedirector de la Real Academia Española (RAE), José Antonio Pascual, y los representantes de la RANM Luis García-Sancha Martín y Antonio Campos Muñoz explicaron la realización y el contenido del Diccionario de términos médicos que cuenta con 52.000 entradas, 30.000 sinónimos, información etimológica de 7.000 términos, 27.000 observaciones lingüísticas y técnicas, y una edición digital.

 

El Diccionario de términos médicos es un texto, escrito y pensado en español con la colaboración de una amplísima representación de académicos que pretende llenar el vacío de comunicación entre los profesionales médicos que hablan un mismo idioma. Está dirigido especialmente a los médicos, enfermeros y farmacéuticos, pero también a biólogos, químicos, estudiantes, juristas, traductores o periodistas y, en general, para cualquier persona interesada en la salud y en escribir correctamente la terminología médica.

 

En él se recogen términos característicos de la medicina española como dieta mediterránea, MIR, herida por asta de toro, ATS, o síndrome del aceite de colza, así como trayectorias de grandes nombres de la medicina española e hispanoamericana. Es el primer diccionario que, junto a las definiciones, explicaciones etimológicas y equivalencias en inglés, introduce numerosas observaciones y recomendaciones de uso que permiten al interesado resolver múltiples dudas cuando se utilizan términos de este tipo.

 

El Dr. Manuel Díaz-Rubio expuso el compromiso de la RANM de colaborar estrechamente con la Real Academia Española para establecer los criterios de normalización del lenguaje médico y su conexión con el lenguaje general, promover con las Academias hispanoramericanas el buen uso del lenguaje médico en el mundo hispanohablante y de adaptar al idioma español los neologismos que surgen del avance y el desarrollo de la investigación médica, así como colaborar con las instituciones, organismos y profesionales sanitarios para recoger sus aportaciones que «contribuyan a dotar a nuestro idioma de un léxico capaz de expresar en toda su amplitud el dolor y la esperanza del ser humano».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: