Noticias del español

| | | |

| Virginia Bautista
exonline.com.mx, México
Martes, 9 de junio del 2009

«¿EL LENGUAJE SE ME ACERCA O YO A ÉL?»

La lengua sefardí, el español del siglo XV que los judíos se llevaron al exilio después de su expulsión en 1492 y que «mantuvieron vivo como un tesoro durante cinco siglos», es el tema central del discurso que el escritor Fernando del Paso ofrecerá el próximo jueves en la ceremonia de su ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua.


«Es un fenómeno que siempre me ha fascinado, porque el conservar un idioma en el exilio durante 500 años es algo único en la historia. Hablaré de su importancia y de los grandes sabios judeoespañoles que lo usaron en sus escritos y le dieron permanencia», adelanta.

En entrevista vía telefónica desde Guadalajara, el poeta, novelista y dramaturgo señala que se siente honrado de convertirse en un académico de la lengua. «Lo tomo como un premio a esa gimnasia del lenguaje que he practicado todos los días de los últimos 60 años, y a todo el amor que he profesado y sigo profesando a la lengua castellana».

«No me atrevo a decir que haya un lenguaje más bello que otro; creo que todos son igualmente bellos, pero estoy enormemente satisfecho de que el azar haya destinado al castellano como mi idioma natal y maternal al mismo tiempo», agrega el creador de 74 años.

El también dibujante, pintor, publicista y diplomático —quien conoce y domina el inglés y el francés porque vivió largas temporadas en Estados Unidos, Londres y París— confiesa que lo que más le gusta del español es su sonoridad. «Esta característica lo hace único, gracias a los acentos de las palabras; tenemos agudas, graves, esdrújulas y sobreesdrújulas, lo cual le proporciona un ritmo y una música muy especial».

Autor de las novelas José Trigo (1966), Palinuro de México (1976) y Noticias del imperio (1987), Del Paso no acierta a definir su relación con el lenguaje. «No sé si me acerco al lenguaje o si él se acerca a mí. Es una de esas cosas que se le dan a uno o no; y claro, como todo, hay que cultivarlo».

«Desde muy niño me gustó la ortografía, a la cual yo le doy un papel no ético, sino estético. Tener buena ortografía es como vestirse bien. La gramática no me gustó nunca, no me hizo falta. Y lo demás ha venido con las muchas lecturas de autores de lengua castellana, desde el Siglo de Oro hasta la fecha».

El Premio Nacional de Letras y Artes 1991 asegura que se siente libre en todos los géneros que ha cultivado, aunque sí percibe diferencia en cuanto al manejo del idioma. «En la novela, la prosa puede ser en un borrador un poco desaliñada con tal de expresar rápidamente las ideas que se vienen a la mente y después se debe limpiar; en cambio, la poesía sale desde un principio o no sale».

En cuanto al papel de las academias de la lengua, el ganador de los premios Rómulo Gallegos 1982 y FIL de Literatura 2007 piensa que éstas ya no «fijan, pulen y dan esplendor» al idioma, como indica el lema de la Real Academia Española. «Actualmente, todos los idiomas son violentados con una frecuencia insoportable, sobre todo por la televisión; así que es más difícil darle resplandor, pulirlo. Pero estas instituciones sí se encargan de recolectar y fijar, aunque sea temporalmente, muchas de las palabras, vocablos y expresiones que han surgido, lo que enriquece al castellano».

Incluso, el director de la Biblioteca Iberoamericana de la Universidad de Guadalajara considera que el español es ya una amenaza. «Se ha convertido en lo que se llama una lengua bulldozer, que va arrasando con otras, y eso es una lástima; pero es algo que no podemos detener, está fuera de nuestro alcance. Por un lado, lamentamos que el español se trague a muchas lenguas; pero, por otro lado, festejamos, por ejemplo, que se hable mucho en Estados Unidos y que los funcionarios del gobierno se vean obligados a aprenderlo, sin ser hispanos, para comunicarse mejor con sus electores».

Del Paso, quien ingresará a la Academia Mexicana de la Lengua el jueves 11 a las 19:00 horas con un discurso de bienvenida de Ernesto de la Peña, en el Museo Nacional de Arte, trabaja desde hace varios años en lo que serán sus primeros ensayos históricos sobre el judaísmo y el islam, cuyo primer volumen planea terminar este año.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: