Noticias del español

| Fernando Ávila (El Tiempo.com, Colombia)

El lenguaje en «El Tiempo»: Incluso e inclusive

Cita: «Sin embargo el club "merengue" dijo que pagaría máximo 60 millones, e inclusive se manejó un intercambio por el argentino Ángel Di María».

Comentarios: Primero, el Diccionario de la lengua española, DRAE, 2001, incluye entre las acepciones de la palabra merengue las siguientes: 5. adjetivo, ‘perteneciente o relativo al Real Madrid’. 6. adjetivo, ‘jugador o seguidor de este club español’. En consecuencia es innecesario escribir merengue entre comillas cuando se refiere a este equipo de fútbol.

La palabra merengue, en este caso, alude al color blanco del uniforme, igual al de los dulces de huevo y azúcar así denominados. Es uso similar al de llamar cardenal al Santa Fe y cardenales a sus jugadores, por alusión al color rojo de la sotana clásica de los electores del papa, igual que el de la camiseta del equipo bogotano. Ni cardenal referido al Santa Fe, ni merengue referido al Real Madrid necesitan comillas.

Segundo, con la expresión «se manejó un intercambio» quizá se quiso decir «se manejó la idea de un intercambio».

Tercero, antiguamente se hacía la siguiente diferencia entre incluso e inclusive: incluso es preposición equivalente a ‘hasta’ o ‘aun’, que significa ‘contenido’ o ‘implícito en algo’; por ejemplo: «Se emocionaron todos, incluso los menos aficionados», «se emocionaron todos, hasta los menos aficionados», «se emocionaron todos, aun los menos aficionados», mientras que inclusive es adverbio que significa ‘incluyendo el último’; por ejemplo, «Atendemos desde el 20 hasta el 30 de julio inclusive».

[…]

Leer más en eltiempo.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: