Noticias del español

| |

| José Sánchez de la Rosa
www.laverdad.es, España
Lunes, 11 de enero del 2010

EL LENGUAJE DEL FÚTBOL

El primer castellano que aprenden los fichajes extranjeros es el de los tacos, el vocabulario común tardan más en aprenderlo, porque el vestuario no es un aula, sino una sucursal de Babel, donde proliferan diversos idiomas, tantos como la nacionalidad de cada cual incluidos sus dialectos.


Un delantero rubio y con tatuaje, como el personaje de Concha Piquer, aprende más español en la panadería de su barrio que en el césped, donde se defiende con unas cuantas frases de la jerga deportiva mientras enriquece el repertorio extravagante de exclamaciones, destinadas al árbitro y al defensa que le marca sin muchos escrúpulos deportivos y desde luego sin más trato que una entrada alevosa y un cruce ofensivo de palabras. Esta situación podría inspirar otra perversión del lenguaje como la del libro del ensayista Amando de Miguel, donde denuncia una degeneración de la lengua castellana debido al mal uso que le dan los hombres públicos, sin que excluya de esta crítica a los medios, cómplices del atraco al alfabeto.

Conviene recordar que el fútbol, desde su origen inglés, obligó desde el principio en España a asimilar unas expresiones absolutamente británicas, empezando por el Reglamento, algunos de cuyos artículos eran un galimatías hasta que lo comentó Pedro Escartín, que fue árbitro durante veinte años, aclarando dudas sobre el desarrollo del juego e interpretaciones erróneas, especialmente de faltas muy polémicas. Antes de la guerra civil, muchos clubes españoles que se engancharon inmediatamente al proyecto futbolístico, adaptaron en su denominación el término original 'foot-ball'. Luego vino el tío Paco con la rebaja. Las teorías del nuevo régimen sobre españolización obligaron a prescindir de esta palabra y un equipo como el Albacete, que se llamaba Fútbol Asociación, tuvo que acatar la orden federativa en este sentido y el presidente, Antonio Lozano Matarredona, propuso el de Albacete Balompié, denominación oficial que se mantiene.

En este momento, el concepto de españolización tiene otra variante que nada tiene que ver con el lenguaje. Se trata de grandes equipos que quieren recuperar figuras españolas que militan en clubes extranjeros. Al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, se le atribuye esta ambición. Casillas también se apunta a ese 'bombardeo'.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: