Más opciones

  • Patrocina:

  • Asesora:

    Real Academia Española

| | |

EL LEÍSMO: UNA INCORRECCIÓN GRAMATICAL

Petufar
El Tiempo (Colombia)
Viernes, 13 de febrero del 2009

El leísmo consiste en usar le cuando lo correcto es lo o la, o usar les cuando lo correcto es los o las. (Ortografía de Petúfar, pág. 238.)


Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

SIN VOTACIONES

0 valoraciones | 0,00 sobre 5

Lo, la, los y las son pronombres de acusativo; reemplazan objetos directos de un verbo en frases simplificadas. Le y les son pronombres de dativo que sirven para reemplazar objetos indirectos de un verbo.

El leísmo es, por regla general, una incorrección gramatical. Sin embargo, la Academia admite el leísmo masculino singular (el que utiliza le en lugar de lo), pero únicamente para personas (no para animales ni cosas). A esto se agrega el llamado «leísmo de cortesía», que aplican algunos cuando hablan de usted. Aunque no parece haber una razón muy convincente —yo no veo dónde está la cortesía en ello—, la Academia también acepta este tipo de leísmo, incluso para dirigirse a interlocutor(es) de sexo femenino.

El leísmo es una antigua incorrección muy común en el centro de España y también en algunas regiones de la América hispana. En todo el ámbito hispanohablante hay personas que lo cometen ocasionalmente. Se llama leísta a quien incurre habitualmente en leísmo masculino de persona y/o en leísmo de cortesía. Muchos escritores, entre ellos Cervantes, han sido y son leístas. El rey de España y el director de la Real Academia Española también lo son.

No obstante, el leísmo es contrario a la lógica del idioma español. La Academia lo admite ante su antigüedad (el leísmo es más antiguo que la Academia) y arraigo «entre hablantes cultos y escritores de prestigio» (DPD, pág. 393). Este tipo de concesión se llama «norma de uso». Yo estoy de acuerdo con las normas de uso siempre que respeten la lógica del idioma. Usted, amable lector, no está obligado a ser leísta, aunque la Academia le dé licencia para ello.

Ejemplos (el asterisco indica incorrección):

1. *Mario entró; no le vi salir. Leísmo masculino de persona admitido por la Academia. Lo correcto es: Mario entró; no LO vi salir.

2. *María entró; no le vi salir. Leísmo femenino de persona rechazado por la Academia. Lo correcto es: María entró; no LA vi salir.

3. *El perrito entró; no le vi salir. Leísmo masculino animal rechazado por la Academia. Lo correcto es: El perrito entró; no LO vi salir.

4. *La perrita entró; no le vi salir. Leísmo femenino animal rechazado por la Academia. Lo correcto es: La perrita entró; no LA vi salir.

5. *El buque (la embarcación) naufragó; le vimos hundirse. Leísmo de cosa rechazado por la Academia. Lo correcto es: El buque (la embarcación) naufragó; LO (LA) vimos hundirse.

6. *Pablo les saludó (a Daniel y a Mario o a Daniel y a María). Leísmo plural desaconsejado por la Academia(aunque no carece de ejemplos literarios, según el DPD). Lo correcto es: Pablo LOS saludó.

7. *Pablo les saudó (a Daniela y a María). Leísmo plural rechazado por la Academia. Lo correcto es: Pablo LAS saludó.

8. *¿Le (les) puedo acompañar? Leísmo de cortesía admitido y hasta aconsejado por la Academia. Lo correcto (y para nada descortés) es: ¿LO (LA, LOS, LAS) puedo acompañar?

9. *Nuestros expertos le asesorarán. Leísmo de cortesía con que se pretende abarcar los dos géneros usando le. Es un problema parecido al enfermizo uso de «niños y niñas», «ciudadanos y ciudadanas», etc. en lugar de los simples niños y ciudadanos, que incluyen ambos sexos. En este caso, lo correcto es «Nuestros expertos LO asesorarán», fórmula que incluye como beneficiario a todo el mundo sin distingo de sexo. Ahora, si la oferta es exclusiva para mujeres, entonces debe decirse «Nuestros expertos LA asesorarán».

Lo anterior no excluye el hecho de que algunos verbos admiten construcciones tanto con le o les como con lo, la, los o las en función de complemento directo. Por ejemplo, LO ayudé dándole trabajo y LE ayudé a hacer el trabajo y LES oí decir algo y LOS oí diciendo algo. Para ver un tratamiento de cierta extensión y profundidad de excepciones y verbos de doble régimen, más ejemplos y además ejercicios se puede consultar la Ortografía de Petúfar (págs. 240 y 241).

Licencia de Creative Commons © MMXIV - Los contenidos elaborados por Fundéu que se publican en esta web lo hacen bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported