Noticias del español

| | |

| El Nuevo Día (Puerto Rico)

El idioma: la mejor arma del periodista

Su total dominio es un imperativo para informar al pueblo.

Es un hecho: la mejor herramienta que posee un buen periodista es el uso adecuado del idioma. Y, sin duda, el español es el cómplice perfecto para la narración de buenas historias.

Pero es necesario más. Un periodista que no sólo sepa buscar la noticia, sino que la redacte bien (que se entienda), que tenga una ética inquebrantable y que esté dispuesto a cargar con los sacrificios propios de esta profesión. Un elemento adicional: un buen editor.

Así lo establecieron ayer las profesoras de periodismo Lourdes Lugo y Carmen Sara García, la periodista y escritora Ruth Merino y la también periodista de El Nuevo Día (Puerto Rico) Ana Teresa Toro ante un grupo de estudiantes de periodismo durante el ameno conversatorio «El español, un instrumento poderoso del periodismo».

La actividad fue organizada por la Fundación Educativa Carlos M. Castañeda y el Centro para la Libertad de Prensa de Puerto Rico.

Las panelistas demostraron particular preocupación por la rapidez que exigen actualmente los medios —especialmente los electrónicos— y el efecto nocivo que muchas veces puede tener sobre el periodismo. «La prisa de publicar y ser los primeros con la noticia para poder competir en el mercado redunda —no pocas veces— en una redacción defectuosa, plagada de errores, que no sólo pone en entredicho el dominio idiomático sino también la credibilidad del periodista y del mismo medio», dijo Lugo para de inmediato sugerir «darle unos minutos más a la nota» para que sea vista por un buen corrector.

La profesora Lugo se valió de las expresiones del escritor Mario Vargas Llosa para indicar lo que debe ser la norma del buen periodista a pesar de la urgencia. «Escribir con la urgencia y la inmediatez que exige la prensa no impide que el periodista sea riguroso e incluso profundo, ni lo exime de tener un idioma rico, original y creador. La creatividad y la corrección en la práctica periodística no son excluyentes», citó la profesora.

Toro, entretanto, proporcionó al público una lista de los recursos literarios y narrativos que a diario utiliza para enriquecer sus historias. Mencionó la hipérbole, la poesía, la música, la gastronomía y la métrica, entre otros, como sus aliados al tejer sus historias. «Es una manera de estirar el lenguaje, hacerlo de verdad plasticina», dijo.

Merino junto a Lugo indicó que un buen periodista se enriquece con lecturas de calidad. «Nos ayuda a relacionarnos con la lengua y con el mundo», afirmó Lugo.

La buena lectura también ayuda al periodista a dejar atrás los anglicismos y la voz pasiva, dijo Merino.

«Es imperativo que las personas creen conciencia de que el uso de la lengua escrita reviste una gran responsabilidad y los mensajes comunicados muchas veces adolecen de claridad, coherencia y hasta de interés», dijo García.

Cada asistente quedó con una inquietud a dirimir propuesta por la profesora Lugo: «¿Qué acciones estamos dispuestos a tomar para que la práctica profesional potencie el uso idiomático y el conocimiento de la ciudadanía?».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: