Noticias del español

| | | |

| Ramón Tamames
estrelladigital.es, España
Jueves, 29 de marzo del 2007

EL IDIOMA ESPAÑOL EN VENECIA. UNA INTRODUCCIÓN

En el libro de Steven Roger Fischer, A history of language, se traza la historia de la comunicación, desde los remotos tiempos anteriores al lenguaje humano hasta la actual explosión de las telecomunicaciones en la aldea global (McLuhan dixit), cuando ya vivimos en un mundo de audiovisuales e internet. Y en esa prolongada secuencia, el referido autor analiza la diversidad de antecedentes del caso, incluyendo las primeras formas de comunicación de insectos, aves, ballenas, y asimismo de nuestros parientes más próximos en el género de los primates.


Después, ya en tiempos en que resulta estrictamente aplicable el concepto de lenguaje, Fischer se mueve desde el iniciático momento del homo erectus hasta la hora presente de difusión de los grandes idiomas mundiales; analizando en esa filogenia lo mucho que significó el desarrollo de la escritura, así como los efectos sucesivos de la imprenta, la radio, la televisión, e incluso la publicidad. Para, a la postre, mirando al futuro, adentrarse en la forma en que los medios electrónicos van transformando día a día las lenguas del planeta, lo cual obliga a una reinterpretación siempre renovada de lo que realmente es el lenguaje.

En el capítulo sobre Futuro indicativo de su libro, Fischer se pregunta cuál será el idioma prevaleciente en la Tierra en el porvenir, a partir de las 6.170 lenguas existentes hoy. Ante lo cual, se atreve a hacer una predicción, aunque destacando que puede no ser fidedigna. Pues hay factores que están en constante cambio, como revoluciones económicas, guerras, migraciones, creciente o decreciente prestigio de ciertas naciones, nuevas tecnologías, tendencias sociales, y otros muchos fenómenos.

La profecía es la siguiente: hoy por hoy, por lo absoluto de los números, cabe pensar que sólo tres idiomas (y su escritura) sobrevivirán en los próximos 300 años, chino mandarín, español e inglés. De tal modo que sociedades actualmente muy representativas (como las de Japón, Alemania, Francia, Italia y otras) sólo podrán retener sus propias lenguas como vestigios locales. En tanto que el latín, el árabe y el hebreo, continuarán siendo hablados y escritos por razones fundamentalmente religiosas.

Las anteriores observaciones de Fisher nos sirvieron de preámbulo para una reciente conferencia en la Universidad de Venecia, invitado por el Prof. Luis Luque, Lector de Español, en una sesión de trabajo que estuvo presidida por nuestro embajador en Italia, José Luis Dicenta. Esa conferencia la titulé «La dimensión económica de la lengua española» y a lo largo de varias entregas en ESTRELLA DIGITAL daremos cuenta de lo esencial de su contenido.

Y como preámbulo de la serie que hoy empezamos, no estará mal destacar la frase de Gregorio Salvador, de que más allá de su empleo como sistema de comunicación y de comercio, las lenguas se han convertido en la materia prima de una enorme industria de alta rentabilidad y valor estratégico; favorecidas por el crecimiento exponencial de la interacción en un mundo globalizado. En ese sentido, Ronald Buchanan definía así en Time la situación: language is money; y Gregorio Salvador dijo de manera contundente: «el español como nuestro petróleo».

Pero como indica José Ramón Trujillo, en un incisivo artículo sobre el tema, no todas las lenguas poseen suficiente valor económico, ni capacidad para generar una verdadera industria cultural. Y aquellas como el español, que sí poseen esos activos, no siempre los aprovechan en un mundo en el que todavía existe una gran diversidad lingüística. En esa dirección, la Unesco señala que actualmente se hablan en el mundo las 6.170 lenguas antes aludidas. Pero con una máxima diversidad en Papúa/Nueva Guinea, con 1.110 lenguas vivas, lo que multiplica por cinco el número de las que perviven en Europa. Sencillamente, porque en las selvas tropicales existen recursos abundantes, así como la más fuerte fragmentación de las comunidades que las pueblan. Sin embargo, cuando los bosques se desforestan y los pueblos se dispersan, entrando en contacto con otros, esas lenguas minoritarias van sucumbiendo, como ya se ha visto por lo que patéticamente está sucediendo en la Amazonia.

Frente a la gran diversidad lingüística mundial, según la Unesco, un 94 por ciento de la población del planeta se comunica con sólo el 4 por ciento de las lenguas habladas. En una clara tendencia de concentración que tiene su paralelo en lo territorial: el 80 por ciento de la superficie terrestre puede recorrerse utilizando solamente seis idiomas: chino, inglés, español, árabe, francés y ruso, precisamente las seis lenguas consideradas oficiales por la ONU. Y a fin de terminar nuestra primera entrega de hoy para los amigos de ESTRELLA DIGITAL, incluimos el detalle de los 10 idiomas más hablados del mundo, según la Unesco, en el 2006:

Idiomas Millones

1 Chino (mandarín) 1.075

2 Inglés 800

3 Indi 496

4 Español 450

5 Ruso 275

6 Árabe 256

7 Bengalí 215

8 Portugués 194

9 Bajasa (Ind./Mal.) 176

10 Francés 129

TOTAL: 4.066 millones, equivalentes al 62 % de la población mundial.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: