Noticias del español

| | | | | |

| ALBERTO GÓMEZ FONT, coordinador general de la Fundación del Español Urgente
Tribuna Complutense, Universidad Complutense de Madrid (España)
Martes, 5 de febrero del 2008

EL FUTURO DE LA LENGUA ESPAÑOLA: DE MODA Y CON BUENA SALUD

Mucho se habla sobre el estado de nuestra lengua y mucho se discute sobre lo correcto y lo incorrecto, además, y quizá sea lo más importante, no cesan de publicarse libros sobre el español; basta con darse un paseo por la sección de lingüística de una buena librería para encontrarse con decenas de libros en los que se analiza la lengua española o castellana, que de las dos formas se llama, desde muy distintos puntos de vista y diversas disciplinas: ortografía, morfología, gramática, léxico... Y nos encontramos con manuales, diccionarios, estudios, obras de divulgación, etcétera.


Entre esos libros abundan, además de los diccionarios de uso (donde se describe este) del español actual, otros dedicados a resolver las dudas que se nos presentan al hablar o al redactar, conocidos como diccionarios de dudas, y una subespecie, casi siempre surgida de la iniciativa de las empresas periodísticas, son los manuales y libros de estilo, de los que comienzan a parecer algunos que no son de medios de comunicación, sino de empresas o asociaciones, como el despacho jurídico Garrigues, Red Eléctrica de España, el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid…

El español está de moda, y está cada vez más en la boca de la gente, que opina sobre su lengua y busca, casi siempre con preocupación infundada, a los culpables de que se hable o se escriba mal, sin darse cuenta de que ocurre justo lo contrario, pues gracias a la globalización y a la rapidez de las comunicaciones los hablantes conocemos cada vez másy mejor nuestra lengua, y conviene recordar, además, que nunca, o casi nunca, los tiempos pasados fueron mejores.

Está de moda y goza de muy buena salud, y está muy vivo; es, quizá, la más viva de las lenguas vivas, pues no en balde se habla en 20 países, a los que hay que sumar las Filipinas, Guinea Ecuatorial, la República Árabe Saharaui, Marruecos, Israel y, cómo no, los Estados Unidos. En todos esos países nuestra lengua se crea y se recrea continuamente y entre todos la cuidamos y la enriquecemos con nuevas aportaciones y frecuentes cambios.

Hay voces catastrofistas que dicen que la variedad y la riqueza de nuestra lengua se perderán por culpa de los efectos unificadores de la globalización; creen que desaparecerán los distintos acentos y las diversas formas de llamar a las cosas; pero es harto difícil que ello suceda: somos muchos millones de hablantes ya cerca de 500 y son muchas las variedades del español. Sí ocurre que en determinados sectores se precisa un español estándar o internacional, sobre todo en los medios de comunicación trasnacionales como son las grandes agencias de información y los canales de televisión, como CNN-Atlanta, que emiten para todos los países hispanohablantes. Ahí es necesario un español desprovisto de localismos y que sea válido para cualquier receptor de la información; pero se queda en eso: en una modalidad muy concreta y para un uso muy específico.

En cuanto a la variedad y la riqueza del español, además de las obras normativas de la Asociación de Academias de la Lengua Española, hay muchas y muy buenas obras descriptivas en las que se cuenta cómo funciona la lengua, y hay también muy buenas páginas en internet y bancos de datos en la red. Entre esos recursos que están a disposición de los navegantes del ciberespacio uno de los recién llegados es la Wikilengua, producto de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA). Al estar abierta y ser accesible para personas de todo el mundo, la Wikilengua refleja la diversidad y la riqueza del español en sus múltiples variantes.

La Wikilengua es un recurso sobre el uso del castellano, donde se pueden consultar, con una orientación esencialmente práctica, dudas frecuentes y que se puede ir extendiendo y corrigiendo con la colaboración de los usuarios entre los que se encuentran autores, traductores, editores, lingüistas, correctores, profesores, estudiantes, periodistas y cualquier otro tipo de personas interesadas en la lengua que quieran compartir sus conocimientos con cientos de millones de hispanohablantes.

No se pretende que la Wikilengua sea una referencia normativa y mucho menos que sea creadora de normas; su objetivo es solo exponerlas, sea cual sea su origen (Asociación de Academias de la Lengua Española, manuales de estilo de editoriales o de prensa, manuales de tipografía y ortotipografía, tratados de gramátiea, etc.) y reflejar el uso y explicar cuándo este se ajusta o noa la norma, a la que también se pueden poner objeciones.

Detrás de la Wikilengua está una institución creada hace tres años sobre la base del antiguo Departamento de Español Urgente de la Agencia Efe: la Fundéu BBVA, cuyo fin es ayudar a los medios de comunicación hispanoháblantes a mejorar su uso del español. La Fundéu está en contacto permanente con la Asociación de Academias de la Lengua Española y con elInstituto Cervantes y es, junto con el servicio del Español al Día de la Real Academia Española, uno de los consultorios lingüísticos más utilizados por los usuarios de la red.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: