Noticias del español

| | |

| Ladislao de Arriba
La Nueva España, Oviedo (España)
Lunes, 19 de enero del 2009

EL FÚTBOL DESTROZA EL LENGUAJE

Nada me extraña que don Fernando Lázaro Carreter diese caña en su libro El dardo de la palabra a las retransmisiones radiofónicas y televisivas de los partidos de fútbol. Ni que Rafa Quirós, aunque es cronista deportivo, les haya echado alguna reprimenda desde estas mismas páginas.


Cuando la asistencia a los campos de fútbol dejó de convenir a mi maltrecha salud, no tuve más remedio que echarme en brazos de radios y televisiones para informarme y ponerme al día. De poco me pudieron informar esos destrozones del lenguaje que ocupan el micrófono retransmisor. Se oyen cosas como éstas:

-El defensa central sale de la cueva y roba la cartera al delantero enemigo que no era otro que el Conejo, El Guaje, el Rifle o el Pipas, que hoy no parece estar muy enchufado.

-Al fallo de un guardameta se le llama una cantada y el dribling de un virtuoso puede consistir en hacer sombreros o caños o rabonas.

-A los 45 minutos no se llega al descanso sino al ecuador y desde que nuestro Fernando Alonso está de moda, los comentaristas han sustituido los verbos comenzar, iniciar, principiar por arrancar más propio de motores que de personas.

Cuando me dediqué al estudio del tango, mi amigo Benito Berceruelo me trajo de Buenos Aires un diccionario de lunfardo. ¿Sabe alguien de un diccionario de términos futbolistas actuales para mejor seguir la retransmisión? Gracias.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: