Noticias del español

| | | |

| María Jesús Pérez
abc.es, España
Miércoles, 13 de febrero del 2008

EL ESPAÑOL, UNA MULTINACIONAL DEL IDIOMA AÚN EN EXPANSIÓN

Intentar calcular el peso específico de cualquier lengua en el conjunto de la economía de una nación, o de un grupo de países con idéntico idioma, se antoja como una misión prácticamente imposible. Sin embargo, existen algunos estudios que aportan cifras que dan una idea aproximada del valor económico de las «letras». En concreto, sobre las españolas.


En España, si bien es cierto que han sido escasas las investigaciones de economía realizadas en torno a la lengua, los que se han aventurado a ello citan como referencia la cuantificación económica del español en un estudio dirigido por el catedrático y miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y de la Real Academia Española.

Ángel Martín Municio, fallecido en noviembre del 2002. En su obra El valor económico de la lengua española, Martín Municio fijaba en torno al 15 % del Producto Interio Bruto (PIB) el peso económico de la lengua española, como plataforma cultural y herramienta para los negocios.

De ese 15 % del PIB que representa la lengua —que sumando todas las actividades relacionadas con el idioma, es aproximadamente 150.000 millones de euros—, el 30 % del mismo está dado por la enseñanza, el 19 % por la publicidad, el 17 % por las telecomunicaciones, el 12 % por la administración y un 7 % por la cultura.

«El español es uno de los activos intangibles más importantes con los que cuenta la comunidad de habla hispana para su desarrollo no sólo cultural sino económico», afirma Francisco González, presidente del BBVA, una de las entidaes españolas que ha sabido sacar partido de la lengua española para su expansión internacional en los países iberoamericanos.

El español en los medios

«Nuestra presencia en Iberoamérica supone el arranque de nuestra expansión internacional y nos permite aspirar a convertirnos en una entidad financiera de alcance global. En gran parte, esto se lo debemos al español», aseguraba González en su intervención en el seminario sobre "El español en los medios de comunicación" celebrado en abril del 2007 en San Millán de la Cogolla y organizado por la Fundéu y por la Fundación San Millán. Declaraciones, que siguen teniendo el mismo rigor y significado cuando prácticamente ha transcurrido un año.

Y es que el español es hoy día la cuarta lengua más hablada del mundo, después del inglés, del chino y del hindú, y la segunda después del inglés si hablamos de lenguas de comunicación internacional y no únicamente de lenguas nativas.

La lengua española es utilizada por cerca de 450 millones de hablantes, y constituye ya un activo cultural y económico de primera magnitud que influye en diversos sectores como la música, la televisión, el cine, la creación editorial, la informática, internet o las telecomunicaciones.

«En todo caso, la importancia económica de una lengua aumenta con la amplitud y el nivel de desarrollo de su base de usuarios —añadía el presidente del BBVA en su intervención—. Y en el marco actual, de globalización económica y avances en las tecnologías de la información y la comunicación, ese factor de aumento puede ser exponencial», indicaba Francisco González.

Abaratar costes de asimilación

A juicio del profesor de la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid, Juan Carlos Jiménez, y autor de El español: valor de un activo económico, «al poner en relación a la población que habla español en el mundo con su renta media se obtiene una cifra de 4,2 billones de dólares, lo que supone un 9 % del PIB anual, que estaría en manos de un 7 % de la población del planeta».

Y es que la lengua común, añade Jiménez, abarata los costes de asimilación y hace más productivo el capital humano «con beneficios tanto para el país de llegada como para el emigrante hispano». Juan Carlos Jiménez es igualmente codirector del estudio «El valor económico del español. Una empresa multinacional», junto a José Luis García Delgado y a José Antonio Alonso.

Este estudio, patrocinado por la Fundación Telefónica, y a cuya cabeza está el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, José Luis García Delgado, pretende crear un modelo que permita cuantificar la trascendencia económica de hablar una lengua que comparten esos cerca de 450 millones de personas.

Aportación a la economía

«La multinacional del idioma que es nuestra lengua aportó a la economía española en la última década un billón de euros», asegura Juan Carlos Jiménez. Si bien, los autores, en la presentación del estudio —que creará un modelo que finalizará a mediados de 2008—, quisieron restar importancia al hecho de dar una cifra, como ese 15 % aportado por Municio, sí quisieron poner especial énfasis a la hora de explicar que lo verdaderamente importante es el efecto dinamizador que sobre la economía tiene el disponer de una lengua que comparte una comunidad tan amplia.

«El trabajo de Martín Municio —advertía García Delgado— aplicado a cualquier otro país con condiciones socio-económicas semejantes a las de España da una cifra parecida, en torno al 15 % del PIB… Además, deja fuera aspectos sustanciales del valor del español, sobre todo en lo que tiene de idioma internacional».

21 países bajo su influencia

El amplísimo activo económico que supone la lengua de Cervantes, una «empresa multinacional» que predomina en veintiún países, no se ha llegado pues a medir con exactitud hasta la fecha, pero ya se trabaja en ello.

El dato exacto se sabrá a mediados de este año, y será fruto de la investigación académica que se puso en marcha en el 2005 por iniciativa de Fundación Telefónica.

Los autores destacan el enfoque del proyecto, ya que por primera vez se plantea una investigación en profundidad del idioma como activo económico con el fin de diseñar estrategias que sean efectivas para rentabilizar el potencial que hoy se vislumbra en torno a nuestra lengua.

Pérdida de valor

Sin embargo, no todo son parabienes. Casi tres meses antes de ser nombrado ministro de Cultura en sustitución de Carmen Calvo, por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. el entonces director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, en un seminario en abril del 2007 en la Universidad de Alcalá de Henares, para la presentación de El valor económico del español, advertía que «el enorme índice de analfabetización y las bajas implementaciones de infraestructura tecnológica en los países hispanos, son las principales trabas para que el idioma español incremente su valor frente a otros idiomas».

Documentos de trabajo

Asimismo, durante la investigación previa al seminario, se habían elaborado unos documentos de trabajo para abrir «campos novedosos», según indicó García Delgado, como poder calcular las rentas salariales y empresariales de los fenómenos migratorios cuando los países tiene la misma lengua; estudiar los distritos empresariales que se crean en función de una lengua —como ha ocurrido en Salamanca con la enseñanza del español— o calcular los beneficios de las empresas instaladas en Iberoamérica cuando se ha aprendido a internacionalizarse con una lengua común.

A juicio del presidente del BBVA, Francisco González, la importancia económica de una lengua aumenta con la amplitud y el nivel de desarrollo de su base de usuarios, por eso los medios de comunicación son la clave del aumento de la influencia internacional del español y de su capacidad de generación de riqueza y empleo.

Añade que los medios de comunicación en español se han incrementado de forma paralela al crecimiento demográfico y económico de los países hispanohablantes y, en Estados Unidos, «hoy hay más de 40 diarios y 300 semanarios, tres canales de televisión nacionales y más de 70 por satélite en español».

Internet, la herramienta clave

Pero para González, la herramienta clave del futuro es internet y, aunque aumenta el uso del español en la red, la diferencia respecto al inglés es muy notable: sólo el 4,6 % de las páginas de internet están en español frente al 45 % en inglés, por tanto, «se hace imprescindible potenciar el uso del español en la red», concluye.

Por tanto, queda camino por recorrer para que el español amplíe miras y aumente su peso específico en otras economías, en beneficio de la doméstica. Así, en palabras de García Delgado, la situación respecto a internet es «preocupante», ya que según se desprende del estudio de Guillermo Rojo, El español en la red, la lengua española tiene una presencia en la red que no se corresponde con su peso cuantitativo.

Desarrollo de las sociedades

García Delgado señala además que la importancia del español se debe centrar no sólo en el número de hablantes, sino también en el desarrollo de las sociedades avanzadas que hablan español. «Hay que buscar estrategias para ser competitivos con el español en la red porque hay unos márgenes de ganancias extraordinarios», advirtió.

En definitiva, el español ha experimentado un notable auge en los últimos años, pero es necesario incorporarlo a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación posicionándolo como una lengua avanzada tecnológica y culturalmente. Así, se convertirá en un auténtico idioma internacional.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: