Noticias del español

| | | | | |

| Agencia Efe

El español se abre paso en el mundo de los negocios y en la economía

El español es un idioma que produce dinero y así lo perciben empresarios de 21 países en los que se hacen negocios en esta lengua, cuya demanda crece vigorosamente en naciones anglófonas como Estados Unidos.

«Se ha hecho una labor importante para recuperar el español como herramienta financiera, no sólo en su medio habitual, América Latina, sino también en EE. UU. y en otros países», opina Rafael Roldán, presidente de la Cámara Española de Comercio e Industria de Quito.

Los estadounidenses se han convencido de la importancia de estudiar español para mejorar sus oportunidades económicas y políticas, al punto de que el 60 % de los alumnos de lenguas modernas de ese país optan por el castellano.

Así han entrado a formar parte de los cerca de cien millones de personas que hablan este idioma junto a su lengua materna y de los 14 millones que lo estudian en el mundo, muchos de ellos en países hispanohablantes, el segundo destino de los universitarios estadounidenses en el extranjero.

En EE. UU. «ser bilingüe conlleva mejores salarios. Ser bilingüe sabiendo español es una gran ventaja que da dinero», anota Amparo Morales, investigadora de la Academia Puertorriqueña de la Lengua.

El economista jefe del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) en Colombia, José Luis Escrivá, reconoce que «el idioma de los economistas es el inglés» pero precisa que en EE. UU , el cuarto país con más hispanohablantes (14,2 % de la población), al menos unos 42 millones de personas se expresan en castellano.

Incluidos los inmigrantes ilegales, ese número se calcula en 55 millones, según distintas fuentes.

Al respecto, el académico venezolano Rafael Arráiz Lucca sostiene que «la relación entre lengua y economía tiene mucho que ver con los centros de producción de conocimiento y tecnología».

El español influye igualmente en los procesos migratorios, como es el caso de España, que ha recibido unos cuatro millones de inmigrantes legales, un 40 % de los cuales proviene de países de habla hispana.

En España el español tiene además una participación del 15 % en el Producto Interno Bruto (PIB), según el Instituto Cervantes.

De la misma manera, «el papel del español en las finanzas es cada vez más activo debido a que España ocupa el octavo lugar entre las economías del mundo, factor que incide positivamente en la difusión del idioma», analiza el director de la Academia Dominicana de la Lengua, Bruno Rosari.

«El éxito de las empresas españolas y mexicanas con presencia en otros países americanos se debe a que comparten un universo cultural y lingüístico», considera por su parte el director de la Fundación del Español Urgente (Fundéu) de México, Manuel Fuentes.

El embajador de España en Washington, Carlos Westendorp, afirma sobre el particular que Puerto Rico «es un campo de entrenamiento» para las compañías españolas que pretenden introducirse en el mercado de EE. UU. porque tienen las mismas leyes que ese país pero hablan español.

Esa opinión es compartida con el presidente de la Academia Paraguaya de la Lengua, José Antonio Moreno Ruffinelli, para quien el crecimiento empresarial de España «obligará a que el español se expanda en el área de los negocios».

Según el director de la Academia Cubana de la Lengua, Lisandro Otero, «España ha salido de su retraso económico para constituirse en una destacada punta de lanza en el desarrollo europeo», para lo cual ha aprovechado su mercado natural, el latinoamericano.

Un ejemplo claro de esa situación es Telefónica, que llegó a América Latina en los años 90 y en diciembre del 2006 ya tenía en la región 83,3 millones de usuarios, apoyada en la identidad que brinda el idioma.

El español avanza también por la autopista de la información pues con un mercado de más de 400 millones de personas, es el tercer idioma más usado en la internet, después del inglés y el francés.

A eso hay que sumar el bum del español en la multimillonaria industria del espectáculo, que hace que cantantes como el colombiano Juanes sean ídolos en países tan distantes como Japón, donde pese a las diferencias lingüísticas sus seguidores enloquecen cuando le escuchan decir: «se habla español».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: