Noticias del español

| | |

| Javier Ors
La Razón (España)
Miércoles 11, de octubre del 2006

EL ESPAÑOL RETROCEDE EN GIBRALTAR

Los planes educativos priman el inglés en la Roca, donde un alumno no podría estudiar en una universidad española. El Gobierno acaba de anunciar que abrirá un Instituto Cervantes para difundir el castellano.


El cierre de la frontera de Gibraltar en 1969 y las consecuencias que trajo —una de ellas han sido las facilidades que en los últimos años han tenido a su alcance los jóvenes gibraltareños para completar su educación en Gran Bretaña— han traido un lento, pero progresivo incremento del peso del inglés y un retroceso paulatino del español en la Roca.

«Esto se ha notado en los últimos veinte o treinta años. Así, en la enseñanza primaria, los niños hoy hablan inglés de forma clara, algo que nunca había sucedido con anterioridad, estaba más igualado con el castellano. El plan educativo que se imparte es el británico, y el español no se estudia en el colegio hasta los ocho años, y a partir de los 12 ya es una asignatura optativa», afirma José Juan Yborra Aznar, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Campo de Gibraltar y responsable del artículo «La frontera estéril: la literatura en español en Gibraltar», que el Instituto Cervantes publicó en su anuario del 2005.

La consecuencia es devastadora, como explica el propio Yborra: «Los chicos de 18 y 19 años tienen un nivel muy bajo en el uso de la lengua y, desde luego, no podrían estudiar en una universidad española».

Cultura y tradición

Con la intención de subsanar esta carencia, es decir, enseñar de forma correcta el español a las personas que lo deseen (caso de los funcionarios británicos desplazados allí) y ayudar a desarrollar un pleno bilingüismo, el Instituto Cervantes se ha comprometido a abrir en Gibraltar un nuevo centro, una decisión que no ha estado exenta de críticas, ya que el Instituto Cervantes sólo está implantado en territorios extranjeros.

«La enseñanza de la lengua tan sólo debe ser una parte de un programa más ambicioso: hay que difundir la cultura y el mundo de habla hispana para restaurar los lazos», asegura el poeta gibraltareño Trino Cruz, que coincide con Yborra: «Ha habido un aumento del dominio del inglés». Para el escritor, «el español que se enseña en los colegios no permite llegar a un conocimiento profundo y no da suficiente comodidad a los hablantes».

Algo que tiene su reflejo en un acto tan común como es la lectura. «La gente lee a los autores iberoamericanos en traducciones inglesas, porque a pesar de que se conoce el lenguaje requiere mucho esfuerzo», continúa Cruz. «Sólo existe prensa y literatura en inglés. Además se ha adoptado esta lengua por la fuerte presencia que tienen las nuevas teconologías y la televisión por cable», comenta Yborra.

Sin embargo, la sociedad gibraltareña se mueve a las puertas de lo que sería, para cualquier persona, un ventajoso bilingüismo. Los dos idiomas viven en una misma comunidad, sin embargo, no comparten los mismos espacios. El inglés es la lengua oficial, la que se emplea en el mundo laboral, mientras que el castellano se utiliza en la calle. Pero la lengua de Shakespeare, con los años, ha ido ganando terreno en los barrios. «Tiene un rango diferente —afirma Cruz—. El español se impone en algunos ámbitos en los que aún no entra el inglés. Pero cuando se quiere profundizar en cualquier tema de conversación se hace en inglés, porque el castellano no se defiende lo suficiente. Las posibilidades de encontrar trabajo, por ejemplo, con los dos idiomas, sería más alto. Hay que subir el nivel. Enseñarlo como un idioma extranjero es absurdo». Después añade: «Es cierto que el castellano se mantiene al margen».

Romper las tendencias

Juan Gómez Macías, que desarrolla y promueve actividades culturales en Gibraltar, es contundente: «El castellano es coloquial. Durante años ha sido la lengua materna. Las personas manejaban el castellano en casa, pero en el trabajo utilizaban el inglés».

El profesor José Juan Yborra llama la atención sobre la nula presencia de libros en español y resalta «que es un buen momento para cambiar esta tendencia. El Instituto Cervantes tiene que potenciar, aparte, la cultura española, como un ofrecimiento para que los individuos puedan ser bilingües».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: