Noticias del español

| |

|

María Luisa García Moreno

Periódico Granma, Cuba

1º al 24 de diciembre del 2012

EL ESPAÑOL NUESTRO: VILLAREÑO O VILLACLAREÑO


Me escribe una santaclareña preocupada por el uso indiscriminado de los gentilicios villareño o villaclareño aplicados a los nacidos en Santa Clara, la capital de la provincia de Villa Clara. Si bien todos los santaclareños son, además, villareños o villaclareños, no todo los villareños o villaclareños son santaclareños, que es el gentilicio que corresponde a los naturales de esa capital, y se ha de ser cuidadoso con el empleo preciso de esos términos. 


Me consultan acerca de la utilización de tutorear, de empleo frecuente en medios estudiantiles y universitarios. El término que aparece en los diccionarios académicos es tutorar. Sin embargo, en el Breve diccionario de la lengua española, de nuestro Instituto de Literatura y Lingüística, sí aparece tutorear como 'asesorar un profesor o investigador a un alumno universitario en su trabajo de diploma' y también, 'asesorar en una tesis de doctorado, un profesor o investigador con una categoría científica o docente superior, a un profesor o investigador de menor categoría'. También aparece en el Diccionario básico del escolar, publicado por el Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba, que lo considera un cubanismo. 

Un nuevo término incorporado a la vigésima tercera edición del DRAE, fue dado a conocer por la Fundación del español urgente (Fundéu). El término baipás como adaptación de by-pass o bypass, y cuyo plural es baipases, 'conducto alternativo por el que, mediante una operación quirúrgica, se desvía toda la corriente sanguínea o parte de ella para facilitar la circulación' y 'desvío hecho en un circuito, una vía de comunicación, etc., para salvar una interrupción o un obstáculo'. Se desaconseja su empleo relacionado con obras públicas y se recomienda sustituirlo por vía de circunvalación, canal de derivación, desvío provisional o desviación.

El término catarro procede del latín catarrhus y este del griego, significa que 'fluye hacia abajo'. Da nombre al «flujo o destilación procedente de las membranas mucosas, especialmente nasales» y a la «inflamación aguda o crónica de estas membranas, con aumento de la secreción habitual de moco». Fue documentada en la lengua por primera vez hacia 1460. De ella se derivan catarral, catarrazo, acatarrar y acatarrado.

El término clave, entendido como 'código de signos para la trasmisión de mensajes secretos', 'signo que se pone al principio del pentagrama', 'elemento que sirve para comprender algo difícil o enigmático' o como 'instrumento musical de percusión que consiste en dos palos pequeños que se golpean rítmicamente', es sustantivo femenino. Solo pertenece al género masculino cuando significa 'clavecín, instrumento de cuerda y teclado'.

Según el Panhispánico, si el sustantivo al que se refiere es plural —palabras clave, fechas clave…— puede permanecer invariable considerado como sustantivo en aposición o adoptar el plural, considerado como adjetivo: piezas claves, conceptos claves. Usted elige. 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: