Noticias del español

| | |

| María Luisa García Moreno
Granma, Cuba
Del 11 al 16 de agosto del 2008

EL ESPAÑOL NUESTRO: TOPÓNIMOS

La Fundación del Español Urgente advirtió sobre la grafía correcta de los topónimos de las principales ciudades que serán sede y subsedes de los Juegos Olímpicos de China.


Entre Pekín y Beijing, los chinos prefieren esta última, que es el resultado de la transcripción de sus caracteres al alfabeto latino según un sistema desarrollado en el gigante asiático a partir de 1958 con el fin de unificar los diversos sistemas de transcripción; aunque no es la forma tradicional y tampoco la recogida en la lista de topónimos que aparece en la Ortografía académica (1999). En cuanto a las ciudades que serán subsedes olímpicas, sus nombres son: Hong Kong, Qingdao, Qinhuangdao, Shanghái, Shenyang y Tianjín.

El término atleta, del latín athleta, y este del griego, procede de âthon, que significa «premio obtenido en la lucha» y de ahí «lucha»; la propia competición era denominada athlos y los competidores, athletas. No fue hasta los siglos XIV y XV, que apareció atleta; atletismo se usó en 1896, en los I Juegos Olímpicos de la era moderna. La raíz athlon está en pentatlón cinco (penta) competiciones atléticas: 200 y 1500 metros planos, salto largo y lanzamiento de disco y de jabalina—; heptatlón —siete (hepta) competiciones para mujeres: 100 con vallas, 200 y 800 metros planos, salto alto y largo, lanzamiento de peso y de jabalina, y decatlóndiez (deka) competiciones: 100, 400 y 1 500 metros, 110 con vallas, salto largo, alto y con pértiga, lanzamiento de peso, disco y jabalina.

Aunque no todas son competiciones olímpicas, también existen —y se derivan de athlón— biatlón —dos (bi)—: esquí de fondo y tiro; el duatlón —también dos—, en todo tipo de terrenos: carrera a pie por calles y caminos, y una prueba ciclística (se puede celebrar en la montaña con carreras a pie y en bicicleta); el triatlón —tres (tri)—: natación, ciclismo y carrera a pie, en su modalidad de verano, y carrera a pie, ciclismo y esquí de fondo, en la de invierno; el cuadriatlón —cuatro—: natación, ciclismo, maratón y piragüismo. Este tipo de competiciones requiere de cualidades físicas extraordinars en el atleta.


El fútbol rugby, deporte que, aunque no es muy popular en Cuba, sí lo es en buena parte del mundo, cuenta con su propio diccionario, en el que hemos hallado algunas palabras como driblar o driblear, «esquivar un jugador, al adversario» y zaguero o defensa, las tres incorporadas al diccionario académico y empleadas por otros deportes, y también expresiones curiosas como banderín de pelota muerta, «cada una de las cuatro banderas situadas en la intersección de las dos líneas».

La palabra adscribir, del latín adscribere, «inscribir, contar entre lo que corresponde a alguien o algo», «agregar a una persona al servicio de un cuerpo o destino», admite como participio irregular las formas adscrito o adscripto, aunque resulta más común la primera, mientras que la segunda, va quedando restringida a determinadas zonas de Suramérica, pues, como ya he dicho, en lo referente al idioma también se tiende a economizar, a simplificar.

Me reprochaba un lector que dijera que la palabra kilobyte no está aún aprobada, porque él la encontró en el Larousse. Primero, aunque muy prestigioso, este diccionario no es «académico», o sea de la Real Academia de la Lengua Española. Segundo, si supiera cuántas palabras usamos cotidianamente y no están aprobadas: alien; antibélico, -a; archiconocido; audiolibro; balletómano; bla bla bla; científico-técnico, -a. Y que conste, los ejemplos escogidos no son de los más nuevecitos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: