Noticias del español

| | | |

|

María Luisa García Moreno

Granma, Cuba

Del 17 de marzo al 6 de abril del 2011

EL ESPAÑOL NUESTRO: PROTOCOLO


El término protocolo (del latín protocollum, y este del griego) tiene varias acepciones: «serie ordenada de documentos que un notario autoriza y custodia con ciertas formalidades», «acta o cuaderno de actas de un acuerdo o congreso», «ceremonial diplomático», «plan escrito y detallado de un experimento científico, ensayo clínico o actuación médica». También se usa en Informática para designar el conjunto de pasos que se deben seguir para cumplir una tarea en una computadora.


En la antigua Grecia, un libro estaba compuesto por hojas de papiro pegadas unas a otras para formar un rollo. La primera, en la que constaban, como hoy, los datos del libro, se llamaba protokollon, de proto- «primero, inicial» y kollon, forma verbal de kollema «pegado uno con otro», derivado de kolla «cola». Etimológicamente significa «la hoja pegada en primer lugar». 

Gravedad, del latín gravitas, procede del adjetivo gravis «pesado, importante». Entre sus acepciones están: en Física, «fuerza que ejerce la Tierrahacia su centro sobre todos los cuerpos» y «atracción universal de los cuerpos en razón de su masa» y, en general, «compostura y circunspección». Esta palabra adquirió trascendencia cuando Isaac Newton reflexionó y formuló la ley de la gravitación universal, que alteró la concepción humana del universo. A esta familia pertenece la voz gravidez, con la que se designa el embarazo de la mujer.Parienta de grave, «que sufre una enfermedad terrible», los diccionarios académicosno recogen el uso más común que le damos a esta palabra: el relacionado con el desfavorable estado de salud de los seres vivos. 

Aunque nada nos recuerde hoy su etimología, oportunoviene de puerto. Aparecida por primera vez en castellano hacia 1440, la palabra procede del latín opportunus, «cómodo», «bien situado», propiamente «viento que conduce al puerto». Está formada por op «hacia» y portus «puerto», literalmente, «hacia el puerto». Hoy se emplea como adjetivo, para referirse a algo «que se hace o sucede en tiempo a propósito y cuando conviene» o que resulta «ocurrentey pronto en la conversación».

Aunque solo he encontrado conveniar, «acordar una persona o entidad algo con otra mediante un convenio», en el Diccionario ejemplificado del español de Cuba (inédito), de Antonia Ma. Tristá y Gisela Cárdenas, lexicógrafas del Instituto de Literatura y Lingüística (ambas fallecidas), hay que reconocer que es palabra que gana adeptos. Según la Fundacióndel español urgente (Fundéu), «existe, por cuanto se usa y está bien formada. No obstante, todavía no figura en los diccionarios. Se emplea tanto por hablantes de España como de América. Y como tantas otras veces, el fenómeno se desarrolla paralelamente en portugués, donde, sin registro lexicográfico, desplaza en el uso a voces con arraigo en la lengua como acordar, concertaroajustar».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: