Noticias del español

| María Luisa García Moreno (Granma, Cuba, abril del 2015)

El español nuestro: meca

Una joven lectora me pregunta por el significado de meca. La Meca es una ciudad  situada al oeste de Arabia Saudita, considerada el lugar de nacimiento del profeta Mahoma, fundador del Islam.

Es la más importante de las ciudades santas musulmanas y sitio de peregrinación. Con el paso del tiempo, la palabra se convertió en término común con el significado de ‘lugar que atrae por ser centro donde una actividad determinada tiene su mayor o mejor cultivo’. Por su parte, ceca es el nombre que se da a la ‘casa donde se labra moneda’, término que del árabe pasó al español.

Las expresiones de de Ceca en Meca, o de la Ceca a la Meca son locuciones o frases adverbiales con carácter coloquial, que significan ‘de una parte a otra, de aquí para allí’.

La nueva edición del Diccionario de la Real Academia española (DRAE, 2014) precisa que un parque nacional es un ‘espacio natural, con características similares a las de un parque, cuya conservación ha sido declarada de interés nacional por ser representativo de alguna zona geográfica natural’.

Una vez más, reitero que en materia de idioma existe lo que se usa. Según explican los especialistas, en el DRAE aparece irritabilidad (de irritable), pero no agitabilidad (de agitable). Sin embargo, eso no quiere decir que esta última no existe, pues su significado se puede deducir al consultar las entradas del sufijo -bilidad y del adjetivo agitable, para así llegar a la concluisión de que que agitabilidad es la ‘cualidad de lo agitable’.

Guacho, término que entre nosotros significa ‘aguajirado’, pero con un valor despectivo, tiene como primera acepción ‘huérfano (que ha perdido el padre, la madre o ambos)’. Es voz de origen quéchua y significa, además, ‘dicho de una cría: que ha perdido la madre’ (en Suramérica); ‘dicho de una planta cultivada: que nace sin ser sembrada’ (en Argentina y Uruguay); ‘dicho de un hijo de madre soltera: no reconocido por el padre’ y ‘descabalado, desparejado’ (en Chile); ‘cría de un animal y, en especial, pollo de cualquier pájaro’; ‘niño pequeño, chiquillo’ (en Uruguay); ‘plato de arroz cocido con carne o pollo y algunas verduras, con la apariencia de una sopa espesa’ (en Panamá) y ‘fracción de billete de lotería’ (en Ecuador y Perú, aunque se utiliza más como diminutivo: guachito).

Muchas palabras, con el tiempo, cambian parcial o totalmente su significado. Muy evidentes son los casos de página, red y navegar, vinculados hoy a la computación e internet; pero hay otros… Por ejemplo, villano originalmente significó ‘habitante de casa de campo, labriego’; al surgir entre los siglos XII-XIV las villas alrededor de los castillos feudales, se llamó así al ‘hombre bajo, no hidalgo’, que servía a los señores, realizaba diversos oficios y era despreciado por los feudales; a causa de ese desprecio, hoy significa ‘malvado, ruin, indecoroso’.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: