Noticias del español

| María Luisa García Moreno (Granma, Cuba, octubre del 2015)

El español nuestro: listado

En cierta ocasión, escribí que «aunque los diccionarios académicos no recogen listado como sinónimo de lista, el prestigioso Diccionario del español de uso, de María Moliner, lo incluye en su tercera aceción: ‘lista, serie de nombres, datos, etc.’».

Sin embargo, el tiempo pasa y el uso se impone: ya la última edición del DLE(2014) lo recoge como ‘lista’. También aparece en el Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos, como ‘conjunto de líneas que forman el código de un programa informático’.

El DLE 2014 incorpora en lanzamiento la acepción de ‘promoción, puesta en conocimiento público de una persona o de un producto’, que se ha puesto tan en boga en los últimos tiempos para referirse a la presentación de un libro, un disco, etc. Por supuesto, el término mantiene sus anteriores acepciones: ‘acción y efecto de lanzar o lanzarse’, ‘acción de lanzar la pelota’ y ‘prueba atlética consistente en lanzar el peso, el disco, el martillo o la jabalina a la mayor distancia posible’.

La caña de azúcar, con su predominio de tantos años en nuestra economía, dejó en el idioma una serie de términos que constituyen regionalismos: caguaso —’planta de hojas ásperas que abunda en los terrenos húmedos’, ‘caña de azúcar poco aprovechable por su baja calidad’, ‘cosa despreciable, desecho’—; guardarraya —’camino estrecho entre dos espacios cultivados, especialmente en un cañaveral’—;  sambumbia        —’bebida refrescante que se prepara con miel de caña, agua y ají, y también, bebida o comida mal preparada, de poca calidad’—; chinguirito —’aguardiente de caña, de calidad inferior, trago de bebida alcohólica’—. Por su parte, trapiche tiene ascendencia grecolatina y llegó al castellano hacia comienzos del siglo XVI para dar nombre a los molinos de aceite.

Como se sabe, la preposición contra, del latín contra, denota ‘oposición y contrariedad’ y funciona como prefijo en voces compuestas: contrabando, controversia, contraveneno. Sin embargo, tiene también usos específicos —en música, es ‘pedal del órgano’ y ‘bajos más profundos en algunos órganos’; en esgrima, ‘parada que consiste en un movimiento circular rapidísimo de la espada, que así recorre todas las líneas de una parada general’— o regionales —en Colombia y Venezuela, es ‘brebaje para contrarrestar el veneno de las mordeduras de serpiente o los efectos de los embrujos, hechicerías o maleficios’ y en Cuba, ‘añadidura’ (Dame la contra)— y da lugar a varias frases o locuciones.

Entre las locuciones que llevan contra se hallan: a la contra, ‘en actitud contraria a una opinión, un criterio o un orden imperante’; en contra ‘en oposición’; en el deporte o en relación con la guerra se usa al contrataque; hacer a alguien la contra es ‘oponerse a lo que quiere o le importa’,  hacer la contra o ir a la contra, en ciertos juegos significa ‘ser principal contrario’ y llevar a alguien la contra es ‘llevar la contraria, contradecir’. Además, argentinos y uruguayos han acreditado la fradse gol en contra para referirse al que marca un jugador de futbol en su propia portería.

Desde que en el 2010 se publicó la última edición de la Ortografía de la lengua española, se definió que los prefijos se escriben junto a un nombre univerbal —concepto formado por una sola palabra—: supervivencia, expresidente, anteanoche. Sin embargo, se escriben separados cuando se anteponen a un nombre pluriverbal —más de una palabra—: super buena persona, ex primer ministro. Además se escriben separados y con guion, ante cifra: sub-20, o ante mayúscula: ex-URSS.

Términos procedentes del árabe hispano son alharaca, de alharáka, ‘extraordinaria demostración o expresión con que, por ligero motivo, se manifiesta la vehemencia de algún afecto, ira, queja, admiración, alegría, etc.’ y alhelí, de alhayrí y, en última instancia, del persa xiri, ‘planta europea, cuyas flores, según sus variedades, son sencillas o dobles, blancas, rojas, amarillas o de otros colores, y de grato olor’. También puede escribirse alelí, lo cual resulta más económico.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: