Noticias del español

| | |

| María Luisa García Moreno
Granma, Cuba
Del 20 al 26 de noviembre del 2009

EL ESPAÑOL NUESTRO: GRAFITO

Según el Diccionario Panhispánico de dudas, en español, se llama grafito, del italiano graffito, a la 'inscripción o dibujo hecho en una pared'; sin embargo, se ha generalizado la adaptación grafiti —plural: grafitis—, que se considera válida, debido a su extensión. Cuando la inscripción ha sido pintada y no realizada mediante incisión, puede sustituirse el extranjerismo por la voz pintada, aunque su uso, muy frecuente en España, no está generalizado en todo el ámbito hispánico. En Venezuela se emplea, con este sentido, pinta.


Tanto seviche como sebiche, ceviche y cebiche aparecen en el DRAE. Se estima que esta palabra procede del árabe y en América define el 'plato de pescado o marisco crudo cortado en trozos pequeños y preparado en un adobo de jugo de limón o naranja agria, cebolla picada, sal y ají'. Es un problema de elección escribirlo de una u otra forma, si bien en varios países de América, como Bolivia, Cuba, Ecuador, Honduras, México, Panamá y Perú, se prefieren las dos primeras.

La palabra lapso (del latín lapsus) aparece dos veces en el DRAE: 1) el adjetivo en desuso lapso, 'que ha caído en un delito o error' y 2) el sustantivo lapso con tres acepciones: 'paso o transcurso', 'tiempo entre dos límites' y 'caída en una culpa o error'. Por otra parte, lapsus —con el mismo origen— significa 'resbalón'. De ahí que lo usemos como 'falta o equivocación cometida por descuido'. En este sentido hay dos frases o locuciones latinas, que empleamos con cierta frecuencia: lapsus cálami (literalmente, 'error de pluma'), 'error mecánico que se comete al escribir' y lapsus linguae (literalmente, 'error de la lengua') 'error involuntario que se comete al hablar'. En realidad, utilizamos lapso para referirnos al tiempo y lapsus, para el error.

El término dengue, enfermedad de carácter viral, trasmitida por la picadura del Aedes aegypti, que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), infecta anualmente a unos cincuenta millones de personas, cuando apareció por primera vez en el DRAE, en 1732, significaba 'melindre mujeril', acepción que sigue siendo la primera; solo en 1914 apareció una tercera acepción que reza: 'Enfermedad febril, epidémica y contagiosa, que se manifiesta por dolores de los miembros y un exantema semejante al de la escarlatina'. Se considera que procede de la voz africana dinga.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: