Noticias del español

| | | | | | |

| María Luisa García Moreno
Periódico Granma, Cuba
Del 1 al 12 de noviembre del 2010

EL ESPAÑOL NUESTRO: CAMBIOS ORTOGRÁFICOS Y EN EL ALFABETO DE LA LENGUA ESPAÑOLA

La nueva Ortografía de la lengua española, que será publicada en diciembre, trae importantes novedades; aunque algunas no lo son tanto. Se define el nombre de las letras y (ye), b (be) y v (uve), así nombradas por nuestro sistema educacional, aunque subsisten en algunos sectores de la población como «i griega», «b alta» y «v chiquita», lo cual ya no sería aceptado.


Se retoma la decisión de no tildar el adverbio solo, ni los pronombres demostrativos (este, ese, aquel), incluso, en casos de posible ambigüedad. Deja de aceptarse la tilde diacrítica sobre la o entre números para distinguirla del 0 (cero), pues los tipos de imprenta la hacen innecesaria.

Otra novedad de la nueva Ortografía de la lengua española es que, al fin, desaparece la posibilidad de tildar guion y truhan, ambos monosílabos, que hasta ahora, con una explicación nada lógica, se permitía escribir con tilde y sin ella. Aunque la segunda palabra no es muy usada, guion aparece con harta frecuencia en publicaciones y programas televisivos, por lo que, de ahora en adelante los publicistas deberán escribirlas sin tilde para no cometer errores ortográficos.

Lo más revolucionario entre los cambios que propone la nueva Ortografía es la decisión de que palabras que, hasta el momento, se recomendaba escribir con q (Iraq, Qatar, quásar, quórum) pasan a escribirse con c o con k: Irak, Catar, cuásar, cuórum. Quienes prefieran la grafía originaria, tendrán que escribirlas en cursiva y sin tilde, como extranjerismos.

Según la nueva Ortografía de la lengua española, el prefijo ex se escribirá unido a la palabra si afecta a una sola: exmarido, exministro, exdirector y continuará escribiéndose separado cuando preceda a palabras compuestas: ex capitán general. También se retoma el asunto de los dígrafos ch y ll, que ya no son letras del alfabeto, con lo que se define, al fin, que el abecedario español tiene 27 letras.

Enfermedad de Parkinson es el «padecimiento neurodegenerativo producido por la pérdida de neuronas en la sustancia negra y otras zonas del cerebro, que causa la aparición de síntomas típicos: bradicinesia —lentitud de los movimientos voluntarios—, acinesia —ausencia de movimiento—, rigidez muscular y temblor. Es un trastorno propio, por lo general, de personas de edad avanzada». El término apareció en el siglo XIX, luego de que el cirujano inglés James Parkinson (1755-1824), la describiera en 1817 y la denominara «parálisis agitante»; aunque no fue ese el nombre que quedó, sino el empleado en honor del cirujano por su colega, el neurólogo francés Jean Martín Charcot (1825-1893).

Del latín parabola «comparación, símil» y este del griego parabolé «comparación, alegoría» proceden palabra y parábola, que luego evolucionaron y, mientras que la primera pasó a significar «frase» y luego «vocablo», la segunda tiene dos significados diferentes: «narración de una historia de la que se deduce una enseñanza moral» y «lugar geométrico de los puntos del plano equidistantes de una recta y de un punto fijos, que resulta de cortar un cono circular recto por un plano paralelo a una generatriz». A su vez, el sustantivo griego parabolé viene del verbo parabállein, formado a partir de pará «al lado» y bállein «arrojar», por lo que está emparentada con balística, «ciencia que calcula el alcance y dirección de los proyectiles», término que, por su etimología, nada tiene que ver con bala, del francés balle y emparentada con la voz germana ball.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: