Noticias del español

| | |

|

María Luisa García Moreno

Periódico Granma, Cuba

Del 13 al 31 de mayo del 2010

EL ESPAÑOL NUESTRO: ADONDE Y A DONDE


Las culturas griega y romana han dejado una profunda huella en nosotros, latinos de este lado del océano Atlántico, habitantes de este pequeño archipiélago que es el corazón alargado del mar Caribe; por ello, muchas locuciones o frases latinas han quedado incorporadas a nuestra realización del idioma.


 He aquí algunas que tienen en común su terminación (-am): ad memoriam rei perpetuam, «para perpetua memoria del asunto»; ad nauseam «hasta el hastío»; ad personam, «reservado para una persona determinada»; in memoriam, «en la memoria de», expresión que se usa en caso de fallecimientos. Hay que concordar en que no están tan muertas estas lenguas cuando tanto de ellas queda entre nosotros. 

Dos lectores me envían gazapos capturados en nuestra prensa y ambos tienen razón: adonde se escribe junto cuando funciona como relativo y su antecedente está expreso, es decir, cuando estamos en presencia de una subordinada adjetiva, mientras que se escribe separado en caso de encabezar una subordinada adverbial, por ejemplo: Vamos a donde prefieras. Según esa norma, debió escribirse junto en las oraciones que me remiten: «[…] retorné a Managua, adonde estaban los hombres con quienes había estudiado y combatido […]». / «[…] y ahora se dirige a Plutón, adonde debe llegar […]». 

A propósito, el adverbio interrogativo adónde es tónico y se escribe siempre unido y con tilde. 

Entre los gazapos capturados gana por reiteración la frase dar al traste, acerca de la cual he recibido unos cuantos mensajes.  Como se conoce,  esa expresión significa «destruir, romper, echar a perder» y, sin embargo, se viene utilizando reiteradamente en los medios como sinónimo de «conseguir, lograr, dar resultado». Un ejemplo del disparate, enviado por una lectora, es: dio al traste con la victoria del equipo x. Se quiere decir que dicho equipo ganó; aunque, en verdad, se dice justamente lo contrario. 

Según el DRAE, maestranza es el nombre que recibe una «sociedad de caballeros cuyo objeto es ejercitarse en la equitación, y que en su origen fue escuela del manejo de las armas a caballo», a manera de la RealMaestranzade Caballería de Sevilla. También, «conjunto de talleres y oficinas donde se construyen y recomponen los montajes para las piezas de artillería, así como los carros y útiles necesarios para su servicio», «conjunto de oficinas y talleres análogos para la artillería y efectos movibles de los buques de guerra», «local o edificio ocupado por unos y otros talleres» y «conjunto de operarios que trabajan en ellos o en los demás de un arsenal». Para  finales del siglo xvi, ya existía en la villa de San Cristóbal una maestranza con un cuerpo de carpinteros de rivera, artesanos y calafates, en la cual se construían o reparaban naves;no obstante, la fundación oficial del Astillero y Real Arsenal de La Habanano tuvo lugar hasta 1724. 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: