Noticias del español

| | |

| María Luisa García MorenoPeriódico, Granma, CubaDel 13 al 31 de marzo del 2012  

EL ESPAÑOL NUESTRO

Aunque el término víspera procede del latín vespĕra, 'la tarde', y era para los antiguos romanos la parte del día que correspondía al crepúsculo de la tarde, hoy ha variado su significación y es 'día que antecede inmediatamente a otro, especialmente si es fiesta', 'cosa que antecede a otra, y en cierto modo la ocasiona', 'inmediación a algo que ha de suceder'. Se halla en los diccionarios y su empleo es perfectamente válido, aunque no precise hora del día; tampoco los adverbios ayer o mañana la precisan.

 

El uso de la conjunción e en vez de y en palabras que comienzan con i no excluye a las que empiezan con h, puesto que la razón de dicho cambio es fonética, es decir, tiene que ver con el sonido: padre e hijo, pronosticó e hizo… Lo mismo ocurre, por supuesto, con las conjunciones o y u: cucarachas u hormigas, libra u hogaza…En realidad, la e y la u existen como conjunciones justamente, por esta razón.Sin embargo, cuando la conjunción antecede a palabras que comienzan con los diptongos ia (hia), ie (hie) y io (hio), no se produce el cambio: frío y hielo.

Según el Diccionario panhispánico de dudas (2005), el elemento compositivo de origen griego -scopia o -scopía, ‘acción de observar o examinar’, forma sustantivos femeninos que designan, por lo general, procedimientos de exploración visual o técnicas de diagnóstico mediante exploración visual: artroscopia o artroscopía, laringoscopia o laringoscopía, microscopia o microscopía, endoscopia o endoscopía, laparoscopia o laparoscopía, colonoscopia o colonoscopía, etc. Ambas acentuaciones son válidas. Las formas con hiato (-ía), acordes con la pronunciación etimológica griega, suelen ser las preferidas en el español americano, mientras que las diptongadas (-ia), acordes con la pronunciación latina, son preferidas en España.

Gran importancia tienen trabajos como la Propuesta racional para simplificar la ortografía, del lingüista español Juan Andrés Gualda Gil, quien reduce a ¡doce! las palabras con tilde. ¿Se imaginan! ¡Qué maravilla! El libro en que explica su trabajo ya lo pone en práctica y no usa la tilde más que en esos doce términos, lo cual no crea el menor problema para su lectura. También el colombiano Jerardo Bargas Rincon ha puesto en práctica —como pueden apreciar en la escritura de su nombre— otra revolucionaria propuesta. Sin embargo, no es cosa de que decidamos apoyarlos o no. Aunque estemos de acuerdo con el hecho de que estas propuestas resultan muy racionales, estamos sujetos a lo que al respecto decidan y normen los integrantes de la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, nudo, del latín nudus, es la ‘unidad de velocidad para barcos y aviones, equivalente a una milla náutica por hora’. También del DRAE, en electricidad, kilovatio, de kilo- y vatio, es la ‘unidad de potencia equivalente a 1 000 vatios’, cuyo símbolo es kW; mientras que kilovatio hora es la ‘unidad de trabajo o energía equivalente a la energía producida o consumida por una potencia de un kilovatio durante una hora’ y su símbolo, kWh.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: