Noticias del español

| |

| María Luisa García Moreno
Gramma, Cuba
19 al 31 de agosto del 2009

EL ESPAÑOL NUESTRO

Con el elemento compositivo -bio- se forman diversas palabras, entre ellas, bioética 'estudio de los aspectos éticos de las ciencias de la vida', bioenergía, 'energía renovable obtenida a partir de materia orgánica', biocombustible, 'combustible obtenido a partir de materias primas orgánicas', biomedicina, 'medicina clínica basada en los principios de la fisiología y la bioquímica o relacionada con ella', biomolecular, 'de la biomolécula o molécula integrante de un ser vivo' y también biopiratería, 'apropiación ilegal de los recursos biológicos y genéticos, y de los conocimientos de las poblaciones tradicionales sobre su uso para obtener beneficios económicos derivados de su explotación comercial o empresarial' y bioterrorismo, 'aquel en que se emplean agentes biológicos (virus, bacterias, hongos, toxinas) para llevar a cabo ataques contra la población'.


Otros falsos amigos o palabras iguales o muy similares en dos lenguas distintas; aunque en cada con significados diferentes, son: bigot/ bigote, en inglés 'fanático, -a, intolerante' y en español, 'pelo sobre el labio superior'; assume/ asumir, en inglés 'suponer' y en español, 'hacerse cargo, responsabilizarse'; abattoir/ abatir, en inglés 'matadero' y en español, 'derribar, derrocar', 'perder el ánimo, las fuerzas, el vigor'; actually/ actualmente, en inglés 'en realidad' y en español, 'hoy'. Estos falsos amigos, en verdad, son grandes enemigos de quienes estudian lenguas.

Ajedrez, del árabe, nombra al juego entre dos personas, cada una de las cuales dispone de 16 piezas que se mueven sobre un tablero dividido en 64 escaques. El vocablo alfil —con el nombramos a una de las piezas de este juego—, del árabe fîl, significa 'elefante': representa una de las cuatro armas en que se dividía el ejército hindú: infantería (peones), caballería (caballos), elefantes y carros de combate (torres). Jaque, del árabe šah, 'rey', define el lance en que un jugador amenaza al rey del otro, con obligación de avisarlo, o a la reina, sin tal obligación. Ha dado lugar a expresiones cotidianas que indican amenaza como dar jaque y poner, tener o traer en jaque.

La palabra fémina (del latín femina) es, según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), 'mujer, persona del sexo femenino' y con igual sentido aparece desde 1970, fecha en que se registró por primera vez en el diccionario académico.

Según Etimologías de Chile (internet) es una variante cultista y a veces irónica, que se usa sobre todo en plural; en latín significa 'hembra' —término que por su enfoque biologicista se usa menos—; procede de: 1) la raíz indoeuropea dhe, que significa 'mamar' y está presente en el griego thelus (el cambio dh en th y este en f es característico de la lengua), 2) las voces latinas felix (feliz), fecundus (fecundo) y filius (hijo), y 3) del sufijo -mina. Significa 'la que amamanta o da de mamar'.

Los vocablos mejunje, del árabe, 'cosmético o medicamento formado por la mezcla de varios ingredientes', y hollar, del latín fullare, 'pisotear', 'pisar, dejando señal de la pisada', 'comprimir algo con los pies', 'abatir, humillar, despreciar' estuvieron entre los términos decisivos en el IX Concurso de Ortografía, realizado en España para seleccionar a los representantes de ese país al concurso internacional. También resultaron complejos marabú, 'cigüeña africana'; desahuciar y cebiche, 'plato de pescado o marisco crudo'. Este tipo de actividades, en las que nuestro país participa, refuerza el valor social de la buena ortografía.

A pesar de que muchas lenguas aborígenes americanas han desaparecido o disminuido sensiblemente su empleo, un número relativo de sus palabras se han incorporado al español. La mayoría designa elementos de la flora y la fauna autóctonas de estos pueblos, objetos de su cultura o nombres propios geográficos. Como ejemplos tenemos canoa, hamaca y guacamayo, del taíno; cacique, caníbal y colibrí, del caribe; aguacate, cacahuate, chicle, tiza, del náhualt; cóndor, chirimoya, mate, puma y vicuña, del quéchua. El nombre de Chile, se deriva de chili, 'pájaro parecido al tordo' y es una de las palabras relacionadas con la fauna de este país austral.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: