Noticias del español

| | | |

| P. Rubiera, A. Suárez
lne.es, España
Martes, 15 de julio del 2008

EL ESPAÑOL NO CORRE NINGÚN PELIGRO

Seis destacados filólogos asturianos opinan sobre la lengua común, las españolas cooficiales y el asturiano, en peligro de desaparición.


El pasado 24 de junio, un grupo de intelectuales y personalidades del mundo de la cultura hacían público el Manifiesto por la lengua común, un texto de defensa del español, en el que se reivindicaba un bilingüismo real en las comunidades con dos lenguas. El manifiesto, firmado entre otros por Fernando Savater, Mario Vargas Llosa, Albert Boadella y Carmen Iglesias, defiende el derecho de los ciudadanos a emplear el español, lengua oficial del Estado, tanto en la vida diaria como en la educación. El texto recibió apoyos y duras críticas. Las campañas a su favor en algunos medios de comunicación, entre ellos El Mundo y la COPE —ya se han recibido más de 120.000 adhesiones a su contenido—, causó malestar entre algunos de los firmantes, que retiraron su rúbrica del mismo. Fue el caso, por ejemplo, del poeta Antonio Gamoneda o la cantante Luz Casal. Ambos declararon públicamente que se sentían manipulados.

La pasada semana, la Federación de Asociaciones Galeusca, en la que se integran escritores en las lenguas catalana, gallega y vasca —las tres que ostentan rango oficial en sus respectivas comunidades autónomas— hacía público un Contramanifiesto por las lenguas oficiales. Según este nuevo texto, el castellano no está en peligro y, en cambio, es necesario apoyar y favorecer a las lenguas más desfavorecidas.

LA NUEVA ESPAÑA habló ayer con seis filólogos asturianos sobre ambos manifiestos y sobre la situación del asturiano, una lengua minoritaria en tierra de nadie, que corre serio peligro de desaparición. Las opiniones son diferentes, pero hay una coincidente: el español no corre ningún peligro.

Salvador Gutiérrez, catedrático de Lengua y Literatura de la Universidad de León y académico de la Lengua, cree que el manifiesto por el español no es el camino. «Hay que seguir una vía política de diálogo. Toda confrontación tiene efectos negativos. El manifiesto por el español está siendo instrumentalizado políticamente por medios de comunicación y partidos. Esas son cuestiones de Estado. Hay un problema real a solventar para que los ciudadanos no pierdan sus derechos en ningún momento. El español no corre peligro en ningún caso, es un idioma en expansión, no va a desaparecer porque no sea el idioma vehicular de la enseñanza, aunque puede haber problemas de estrategias de enseñanza. Las lenguas minoritarias pueden tener problemas, el español no».

¿Y el asturiano? «No se plantea en la polémica, no es cooficial».

Ana Cano, profesora de Filología de la Universidad de Oviedo y presidenta de la Academia de la Llingua Asturiana. «Pido para todas las lenguas minoritarias el mismo respeto, los mismos derechos y el mismo trato jurídico que para la lengua española y, especialmente, para la lengua asturiana. No tiene ningún sentido que PSOE y PP defiendan en otras comunidades derechos lingüísticos que no defienden en Asturias, donde hay un intento claro de hacer desaparecer al asturiano».

Josefina Martínez, catedrática de Lengua y Literatura de la Universidad de Oviedo. «El manifiesto por el español me parece pertinente, oportuno y, sobre todo, urgente. Se está descuidando el español, que es nuestra lengua común, la de todos de los españoles, también la de Cataluña, el País Vasco y Galicia. Lo que no se puede permitir es que se obstaculice su estudio y su uso. El bilingüismo está muy bien, pero el derecho a estudiar y utilizar el español no se debe vulnerar».

Josefina Martínez cree que el español se defiende a sí mismo «por su tradición, por su peso y por los millones de hispanohablantes… Es indignante ver cómo el español en esas comunidades se está relegando a un segundo plano, algo que empobrece y agrede a la lengua de todos».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: