Noticias del español

| | |

| El Diario (New York) - NY,USA
Martes, 12 de septiembre del 2006

EL ESPAÑOL MAL ESCRITO ES MAL PERIODISMO

Hay algunas personas que hablan un inglés tan malo y tan gramaticalmente horrible que es imposible no sentir una fuerte vergüenza ajena al oírlos. Claramente hay ciertos acentos regionales en inglés y una variedad de palabras que significan diferentes cosas dependiendo en dónde uno viva, pero normalmente en este país se siguen unas estrictas normas del uso del lenguaje y reglas de gramática, a no ser que uno sea un ignorante. Pero normalmente estas personas no son ni escritores ni editores.


Pensaría uno que tal esmero por escribir y hablar bien en inglés, que mayormente existe en los medios estadounidenses en inglés, también ocurriría con los medios en español. Desafortunadamente, el vigilante oficial del idioma, la Real Academia de la Lengua Española, se encuentra a miles de kilómetros de distancia en Madrid. Poco se imaginan las atrocidades que supuestos hispanoparlantes en el país dicen por ahí. Basta con ver el idioma de Cervantes masacrado a esa barbaridad llamada Spanglish y hacernos sufrir con palabras como marketa, roofo, trucka, factoría, grocería, wachimán, boila, y otras.

Pero ahora, entre un selecto grupo de terroristas del idioma parece haber cierto orgullo en destrozar el español, una cierta soberbia en ser un ignorante. No estoy tratando de quitarle a nadie la libertad de hacer el ridículo. Estados Unidos es, desde luego, un país libre. Pero de la misma manera que uno no puede gritar «fuego» en un cine lleno de gente, no debe uno tener la libertad de pisotear el español simplemente porque le da la gana.

Tomen el caso de un columnista del sur de California, Gustavo Arellano, quien normalmente escribe una columna humorística, «Pregúntele a un Mexicano». En un comentario para el periódico Los Angeles Times, se burló de los que se quejaban de su reciente intervención en un programa radial donde pronunció mal varias cosas, incluyendo decir «pacencia» en vez de «paciencia».

Sus padres nunca le enseñaron bien el idioma, y además, es escritor en un periódico en inglés y el español no es su idioma fuerte. Esa es la manera en que muchos hablan, añadió, y ¡qué importa! A la radio no le importó, entonces, terminó preguntando, ¿por qué le debe de importa a otros?

Hay miles de latinos en este país que fueron criados hablando inglés más que español. Pero no los oigo en programas radiales celebrando el hecho que hacen el ridículo.

Pues indago del «Pregúntele a un Mexicano». ¿Te dejarían tus editores escribir la basura gramatical que dices está bien decir por radio en español? Y la respuesta a la excusa que el programa radial no tenía ningún problema con la manera que hablas, entonces por qué otros tienen que estar molestos.

Pregúntate a ti mismo, así como les pides a los demás en tu columna, ¿Hablo el español lo suficientemente bien para estar en la radio o la televisión? ¿Quiero fomentar la mediocridad y servir de ejemplo de cómo no se debe hablar? ¿Quiero faltarle el respeto a un idioma precioso hablado bien por millones alrededor del mundo?

Si la respuesta es sí a algunas de las anteriores, pues, por favor hazte a un lado y deja que otro lo haga.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: