Noticias del español

| | | |

| Eva Usi
www.dw-world.de, Alemania
Miércoles, 10 de junio del 2009

EL ESPAÑOL EXPERIMENTA UN AUGE MUNDIAL

El idioma español experimenta un auge global. Prueba de ello es la creciente demanda que registran los Institutos Cervantes, que abanderan el idioma y la cultura de un mundo vital y diverso como es el hispanohablante.


La prensa alemana afirma que España se ha lanzado a una nueva conquista, esta vez es una ofensiva cultural y su arma es la lengua. A juzgar por el número de Institutos Cervantes existentes en Alemania, en ciudades tan diversas como son Bremen, Múnich, Berlín y Fráncfort del Meno y próximamente uno más en Hamburgo, el idioma español vive un auge y el fenómeno es global. El Instituto Cervantes, fundado en 1991 con sede en Madrid y Alcalá de Henares, cuna de Miguel de Cervantes, cuenta entre tanto con 70 centros en cuatro continentes a los que destina un presupuesto anual estimado en 100 millones de euros.

Casi 500 millones de personas hablan la lengua de Cervantes en todo el mundo y la tendencia va en aumento. De continuar este proceso, según la Unesco, en unos 50 años una cuarta parte de la población mundial hablará este idioma.

El interés en el español

«Estamos entrando en un mundo multilingüe en el que los estudiantes quieren desarrollar un curriculum académico en el que puedan ofrecer más de una lengua extranjera. Antes era necesaria una, el inglés. Ahora, además de la lengua materna, son necesarias dos lenguas extranjeras o más. Al convertirse esto en una realidad cotidiana, se ha producido un traslado del interés de los estudiantes desde el francés, el italiano y el ruso hacia el español, una lengua que abre nuevos mercados, que tiene detrás de sí una cultura milenaria y es a la vez muy potente y vital en su modernidad», afirma el director del Instituto Cervantes de Fráncfort del Meno, Ignacio Olmos.

El madrileño de 45 años que ha dirigido la fundación de todos los Institutos Cervantes en Alemania con excepción del de Hamburgo, explica que todo este conjunto de factores hacen que los estudiantes decidan estudiar el español después del inglés, en vez de otras lenguas que hace unos años se hubieran elegido. Las cifras hablan por sí mismas, mientras que en todos los Institutos Cervantes en Alemania hay un promedio de 5.000 alumnos, otras instituciones que promueven otras lenguas han tenido que reducir su oferta. «En Berlín, el instituto italiano tiene 900 alumnos, el instituto francés 1.200 y el Instituto Cervantes 5.100», señala Olmos.

Fin del «English only»

Según un estudio realizado por la entidad que depende del Ministerio de Exteriores español, Estados Unidos es ya el segundo país hispanohablante y en el 2050 podría ser el primero, por delante de México. «Estamos hablando de una minoría, que es una comunidad de entre 40 y 50 millones de personas hispanohablantes en un país de 250 millones, es decir, un 20 % de la población», dice Olmos. «Así como ha habido una revolución que superó el gran problema del racismo hasta llevar a un político negro a la presidencia de la democracia más grande del planeta, hay una segunda revolución pendiente que es la revolución hispana y vamos a asistir a ella en los próximos años», advierte.

Otro fenómeno es Brasil, en donde el gobierno de Lula promueve la integración latinoamericana a través de la lengua, consciente de que los brasileños están rodeados por países que hablan español. «Es el país que más institutos Cervantes tiene en el mundo, 9 centros hasta ahora, eso se debe a que el gobierno quiere convertir al español en lengua de enseñanza obligatoria en las escuelas y eso significa que hay una necesidad de 200.000 profesores de español. El Instituto Cervantes no puede poner esa cantidad de maestros pero si puede abrir varios centros en el país latinoamericano para atender, en la medida de sus posibilidades, esa enorme demanda», subraya.

Interés por Alemania

El experto destaca que Alemania es interesante no sólo para España sino para todo el mundo hispanohablante. «Alemania no sólo es la tercera economía mundial, sino como lo definiría el periodista Lluís Bassets, es probablemente la mejor democracia del mundo. Es un país con una larga tradición de cultura política, con un pensamiento crítico que les hace un país puntero en muchos sentidos. La autocrítica es la condición de posibilidad para poder mejorar y en eso los alemanes son maestros consagrados», afirma.

Ignacio Olmos afirma que el Instituto Cervantes fue el último en llegar a la escena internacional en la política cultural. «El Instituto francés lleva 70 años de existencia, el británico 80 años, el Instituto Goethe acaba de celebrar sus 50 años de existencia y el Cervantes está celebrando en estos días sus 18 años», afirma Olmos y explica que este retraso se debió a la dictadura bajo Franco. «El Instituto Cervantes ha aprendido de otros institutos culturales extranjeros, especialmente del Instituto Goethe y de su política cultural basada en el diálogo», afirma Olmos. Representa la diversidad de la cultura española y latinoamericana, desde Cervantes hasta Almodóvar, desde Octavio Paz, hasta Isabel Allende. «Es una casa por la que circula toda la cultura en español independientemente del país en donde se produzca», explica.

Instituto Goethe, ejemplo a seguir

«Hemos aprendido mucho de nuestros hermanos mayores, sobre todo del Instituto Goethe, pero también es cierto que el Instituto Cervantes tiene una proyección de crecimiento sostenido que lo ha llevado a abrir una media de 5 a 7 centros al año en todo el mundo, a diferencia del Instituto Británico que ha cerrado muchas entidades, del francés, que ha reducido enormemente sus dotaciones y que por lo menos en Alemania languidecen, a diferencia del Instituto Goethe que ha recortado sus recursos y los ha reorientado hacia el Medio Oriente. Frente a esto, el Cervantes crece», concluye.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: