Noticias del español

| |

| Miguel A. Güémez Pineda
El Diario de Yucatán (México)
Domingo, 3 de febrero del 2008

EL ESPAÑOL EVOLUCIONA

El habla en Yucatán


La diversificación del español en México se debe a múltiples factores, pero la contribución más importante ha sido, sin duda, el contacto con las lenguas indígenas a lo largo de cinco siglos de convivencia lingüística y cultural. En la actualidad, aunque existen distintas variedades o zonas dialectales del español, las más etiquetadas son: la variedad del español de la costa, la del norte, la del centro del país y la de la península yucateca, sin que una variedad sea más correcta que otra.


El español de la península de Yucatán —traído durante la invasión española del siglo XVI— se ha nutrido fundamentalmente de la lengua maya y viceversa, y su influencia la podemos observar a nivel fonético (en el acento enfático y en la entonación fraseal lenta y pausada); morfológico (en la presencia de voces mayas e híbridas maya-español) y semántico (la asimilación del significado de voces mayas por ciertas voces españolas). En mucho menor grado también ha tenido influencias de otras voces indígenas y extranjeras debido a las facilidades de comunicación por mar, tierra y aire. Un factor determinante que contribuyó en el proceso de formación de nuestro español fue el aislamiento geográfico en que por largo tiempo estuvo Yucatán hasta ya entrado el siglo XX.

Aunque conserva una esencia de origen, como toda lengua, ha sufrido cambios con el paso del tiempo; no es el mismo español que se hablaba durante el periodo colonial al que se hablaba a fines del siglo XIX, ni al que hablamos hoy día. La era de la globalización cultural que actualmente vivimos, con un desarrollo sorprendente de los medios de comunicación y de la tecnología (radio, cine, televisión, telefonía e internet entre otros), aunado a los procesos migratorios, producen cambios acelerados que repercuten no sólo en la lengua, que tiende a homogeneizarla, sino en todos los ámbitos de la vida social y que ha sido motivo de reflexión y análisis.

A pesar de la peculiaridad lingüística que caracteriza al español de Yucatán y de los cambios que ha experimentado, no ha sido tan acuciosamente estudiado como ha ocurrido con la maya, lengua nativa americana de gran vitalidad, también amenazada por la globalización. Desde esta perspectiva, las obras de yucatecos ilustres como Alfredo Barrera Vázquez, Víctor Suárez Molina y Jesús Amaro Gamboa, realizadas a mediados del siglo pasado, continúan vigentes.

El profesor Barrera Vázquez en su trabajo «El idioma español de Yucatán», contenido en la Enciclopedia yucatanense, se aproxima a los fenómenos del habla de Yucatán destacando la gama de transiciones insensibles (fonéticas y léxicas) de la influencia del maya en el español. Señala que contiene vocablos y giros arcaicos del español del siglo XVI, expresiones del español de las Antillas, del inglés y del francés. Asimismo, el náhuatl que, a excepción de los aztequismos aceptados en la lengua española, ha contribuido con algunas expresiones a la conformación del habla regional.

Los libros del doctor Amaro Gamboa: Vocabulario del uayeísmo en la cultura de Yucatán e Hibridismos en el habla del yucateco son producto de la pesquisa de innumerables voces y locuciones del español yucateco, muchas de las cuales no aparecen en los diccionarios de la Real Academia Española o que tienen otros significados. Abundantes dichos y refranes populares, frases hechas, apodos, toponímicos, nombres de la flora y la fauna, recetas, consejas y anécdotas de antaño, así como infinidad de voces de origen maya, hibridismos y no pocas expresiones procaces, frecuentes en el habla del yucateco, conforman su obra.

Por su parte, don Víctor Suárez Molina, con su elegante prosa, en su trabajo sobre «El español que se habla en Yucatán», aunque no se propuso abarcar todas las formas de expresión lingüística del habla regional, sus apuntamientos filológicos constituyen un auténtico tratado de vocablos y expresiones populares familiares y regionales empleado por los diferentes estratos sociales rurales y urbanos de la época. Advierte que no todo el español que se habla en Yucatán es uniforme, como no lo es tampoco en ninguna otra región ni en ningún grupo social. Su obra refleja aquellos elementos de cambio y continuidad en las formas de expresión regional registrados en las últimas cinco décadas.

Obras que, aunque no se hicieron con el rigor teórico y metodológico de la lingüística, constituyen aún valiosas fuentes de inspiración y estímulo para impulsar nuevas investigaciones dialectales del español en México y para el estudio y comparación del mosaico sociolingüístico peninsular de hoy.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: