Noticias del español

| | |

| Jesús Carretero
El Pueblo de Ceuta (Edición digital)
Lunes, 14 de mayo del 2007

EL ESPAÑOL EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Debo reconocer, en principio, que no hay un solo día en el que no oiga dos o tres horas la radio y no lea, cuando menos, tres periódicos. Esto me ha llevado, desde hace tiempo, a analizar las «barrabasadas» que en la prensa escrita o en la hablada, se cometen a diario contra la Lengua Española.


Y no voy a ser yo un purista empedernido, que no lo soy, pero lo que no me parece de recibo es que mientras ciertos sectores: catalanes, vascos o gallegos hacen lo posible por promocionar sus lenguas vernáculas, nosotros los que no somos bilingúes, tratamos a escobazos la nuestra propia, admitiendo en en ella todo lo que nos quieren meter, de matute, desde los más diversos ángulos, especialmente desde el español de hispanoamérica.

Hay incorrecciones que a base de de ser utilizadas, incorrectamente, se están convirtiendo en «clichés» que algún día llegarán a aceptarse por la propia Academia, como si fueran «invitados a la fuerza».

No voy a tratar de agotar el campo, que es inagotable, pero sí recogeré varias joyas que día y noche aparecen reflejadas en la prensa, o aparecen apoyadas por el politicastro de turno:

«A día de hoy el número de visitantes es de cuarenta mil», esta es la joya que veíamos en un titular de prensa. ¿De donde se sacan ese «a día de hoy»?. Todavía, afortunadamente, no se ha admitido, porque tenemos formas correctas que siguen teniendo vida y se utilizan: «Hoy el número…», o «hasta hoy el número…». Así de simple, y tan fácil como para que lo sepan hasta los alumnos de la ESO.

Otro regalito que nos enviaron un día los franceses y que aparece hasta en la publicidad: «Hay que levantarse de buena mañana», la forma esta se está usando cada vez más, y eso que cada vez suena peor. Es traducción directa de una expresión correcta en francés, pero nada necesitamos nosotros del francés mientras tengamos: «temprano», «muy de mañana» o «por la mañana temprano».

Más regalos, especialmente en el mundo del deporte, concretamente en el futbol, llegados con la verborrea de un Valdano cualquiera, o de mi amigo Jorge D´Alessandro, ahora en la radio.

«Los jugadores ingresan en el campo», siempre se nos había dicho que ese verbo no indicaba algo estático, que implicaba una dirección, por lo que lo normal, lo correcto y lo auténtico sería «entrar al», por aquello de que «ingresar» se utiliza mucho más para enfermos, hospitales, o para ocupar un puesto en la Real Academia.

Repito, que esta serie de muletillas se van extendiendo a un ritmo vertiginoso y van corrompiendo la línea recta de nuestra lengua.

Otra de las «obras de arte» que se han introducido, también, en el mundo del futbol es: «Tiró al palo corto», pues bien, de los tres palos que hay en una portería, dos son iguales y más cortos que el larguero o travesaño, con lo que ¿Se quiere decir que disparó al poste?, pero habrá que preguntar a cual de los dos. No parece que sea esa la intención, especialmente cuando estamos oyendo esto y viendo el partido comprobamos que el balón ha llegado a la red, ha salido fuera por poco, o se desvió por mucho, pero sin pegar en el poste. El sentido con el que lo usan, pero mal, es con el de haber disparado hacia la parte de la portería más cercana al que disparó. Error mayúsculo.

Y para cerrar hoy este tema, no me explico como todavía se puede titular, sin que nadie en una redacción salga al paso: «El equipo entrenó a las doce de la mañana». Fatal, salvo que todo ese equipo haya dirigido un entrenamiento a un gurpo de chavales o a dos grupos de «casados contra solteros».El entrenador será el que entrene, el que dirija, el equipo «se entrena», «se ejercita».

No pretendemos censurar, más bien dar ciertas pistas, sobre modos sin sentido que se van imponiendo absurdamente.

¡Ah, por cierto!, muy pronto se va a jugar una final europea, uno de los contendientes es el Milán, el hecho de que en Italia lleve acento o no, no nos da pie a usar un término tan nefasto como, «el Milan». En español siempre se dirá Milán, con Valdanos o sin ellos que traten de modernizar, nada.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: