Noticias del español

| | | | | | | | |

| Lucía Cortina
La Nueva España, Oviedo (España)
Jueves, 5 de junio del 2008

«EL ESPAÑOL CRECE COMO FENÓMENO SOCIAL, PERO BAJA SU NIVEL DE ENSEÑANZA Y USO»

SALVADOR GUTIÉRREZ académico de la Lengua y catedrático de Lingüística.


«Hacer del asturiano una lengua cooficial tendría un coste muy elevado»


El catedrático de Lingüística en la Universidad de León y académico de la Lengua, Salvador Gutiérrez, natural de Bimenes, ofreció ayer en Ciaño una charla titulada «Las imperfecciones del lenguaje». La actividad, organizada por la Universidad de Oviedo en colaboración con Cauce del Nalón, se inscribió en la programación del Club LA NUEVA ESPAÑA en las Cuencas.

¿En qué consisten las «imperfecciones del lenguaje»?

-Normalmente, se acusa a las lenguas que utiliza el hombre para expresarse de ser imperfectas. Los poetas se quejan de su imprecisión y de que el lenguaje es insuficiente para expresar sentimientos. Los lógicos y los filósofos también dicen que está lleno de inexactitudes que obligan a tener que acudir a otro tipo de lenguas, como la matemática o la lógica. Yo trato de demostrar es que estas propiedades, en realidad, son perfecciones.

¿Qué argumentos utiliza para defender su teoría?

-Pues que su perfección radica en su capacidad de expresar cualquier cosa. Por ejemplo, puede hablar de sí misma, mientras que las matemáticas no. La lengua también permite traducciones de otros idiomas e incluso de señales de tráfico.

¿Qué situación vive en la actualidad el español?

-Podemos hablar de la riqueza y esplendor de nuestro idioma. El número de hablantes está creciendo, está ganando en prestigio y ha aumentado su uso en el ámbito de la cultura y en internet. Cada vez más gente lo estudia como su segunda lengua. Lo que ocurre es que, aunque aumenta como fenómeno global y social, esto no se corresponde con el nivel de enseñanza, uso y dominio de las destrezas lingüísticas, que desciende.

¿Y estas incorrecciones se están socializando también?

-Tiende a pensarse que sí, pero la situación no es tan negativa. Antes, muy poca gente llegaba a alcanzar un buen dominio del español. Sin embargo, su estudio se ha socializado y ahora muchos llegan a un buen nivel. Lo ideal sería mantenerlo en el futuro, ir corrigiendo errores y seguir aumentando el uso del español en cantidad y calidad.

¿Qué labor desarrolla en la Real Academia Española?

-Participo en la Comisión del Lenguaje Científico. También recientemente me han encargado una nueva tarea, que es la de dirigir el departamento «Español al día», un lugar de consultas que también se puede visitar en la web de la RAE y que tiene una amplia frecuencia de uso, con un centenar de visitas diarias. Trabajo además en el Diccionario panhispánico de dudas y en una nueva edición de la Ortografía.

¿Cuáles son las consultas más frecuentes en «Español al día»?

-Dudas ortográficas y otras relacionadas con qué palabras están aceptadas o no. Por ejemplo, en la zona a de León surge la duda en torno al término «pendón», referido al estandarte que se lleva en una procesión y sus derivados. El término que se considera correcto es «pendonista», y sin embargo ellos siempre han utilizado «pendonero».

¿En qué errores se suele incurrir con más frecuencia?

-Uno bastante común es el «dequeísmo», es decir, anteponer la preposición «de» ante el «que» cuando no se debe.

¿Y el laísmo?

-Hay zonas donde este fenómeno —como decir «la pregunté»—, es mucho más frecuente por evolución histórica. En la zona norte de Castilla sucede esto. No es un defecto, sino una evolución natural de su sistema pronominal.

Usted es natural de Bimenes, primer concejo en declarar la cooficialidad del asturiano. ¿Considera esto viable a nivel regional?

-Todo el mundo tiene derecho a defender su patrimonio cultural y a expresarse en la lengua que quiera, pero hacer el asturiano cooficial tendría un gran coste, ya que habría que implantarlo en la enseñanza y hacer versiones bilingües de todos los documentos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: